Lo más visto

Otto Heinrich Warburg y el cáncer

Notable médico alemán galardonado con el premio Nobel de Fisiología o Medicina en 1931 por sus estudios en la oxidación del cuerpo humano, también trabajó en el área de oncología en el estudio de los tumores cancerosos.
Enlace copiado
Enlace copiado


Él estableció que la causa principal del cáncer era debido a la acidez orgánica, en 1923.

Warburg descubrió que el cáncer es el resultado de una alimentación antifisiológica y de un estilo de vida antifisiológico o basado en una dieta acidificante e inactividad física (que se traduce en una pobre oxigenación de las células).

Todas las células normales tienen una necesidad de oxígeno, mientras que las cancerosas pueden vivir sin él.

Los tejidos tumorales son ácidos, mientras que los tejidos sanos son alcalinos.

En su obra sobre el metabolismo de los tumores, Warburg mostró que todas las formas de cáncer se caracterizan por dos condiciones básicas: la acidosis de la sangre y la hipoxia (falta de oxigeno)

Ya que las células cancerosas no respiran oxígeno y no pueden sobrevivir en presencia de altos niveles de él, es la causa del cáncer, de tal manera que el cáncer no es más que un mecanismo de defensa que implementan ciertas células del organismo para sobrevivir en un ambiente ácido y lleno de oxígeno.

Así como el Dr. Google señala que el noni, el cartílago de tiburón, la dieta de los espárragos, la dieta de las anonas, el aloe vera mezclado con miel y alcohol “curan el cáncer”, así también hoy está muy de moda que las células madres lo hacen, pero sin establecer una base científica tal como la que llevó a cabo el Dr. Warburg en su libro “El metabolismo de los tumores”. Es de preguntarse qué debemos hacer para cuidar nuestro organismo contra esta fatal y catastrófica enfermedad del cáncer.

Desde que se descubrió oficialmente la causa primaria del cáncer, pocas personas en el mundo son conscientes de eso, debido a que estos hechos se mantienen ocultos por las industrias farmacéuticas y alimentarias.

Hay alimentos ácidos y alcalinos. Por ejemplo, el azúcar y sus derivados, especialmente la refinada, que es muy ácida desde el punto de vista bioquímico. También casi todos los tipos de carnes. En general, con la tecnología de alimentos, todos los alimentos procesados, enlatados, ya que contienen conservantes, colorantes, aromatizantes, estabilizantes, etc.

Los alimentos alcalinizantes son en general todas las frutas, vegetales y verduras, ya que la clorofila es altamente alcalina. Una en particular es el aloe vera. No dejemos de lado el agua en cantidades adecuadas de 1 a 2 litros por día para la producción de oxígeno. Recordemos que la deshidratación crónica es la causa principal y la raíz de la mayoría de las enfermedades degenerativas.

De primordial importancia es el ejercicio, ya que oxigena todo el cuerpo. En internet hay muchos artículos sobre el uso de bicarbonato de sodio o bicarbonato de potasio asociado a algún cítrico, ya sea limón o lima, en un intento de alcalinizar la sangre. Esta es una extrapolación a lo antes descrito, tomado con una buena cantidad de agua.

No hay estudios grandes científicos para su recomendación, ya que esto no trae beneficios financieros. Desde mi punto de vista, considero que deberá darse la importancia a este método barato y sencillo al alcance de la población. Por supuesto, con la mesura correspondiente.

Tags:

  • dr. ernesto palacios
  • hematooncólogo
  • cáncer
  • otto heinrich

Lee también

Comentarios