Lo más visto

“Para sacar al país de donde estamos vamos a necesitar mucha ciencia e investigación”

PROMESA es un proyecto que busca cimentar las bases de la investigación médica en El Salvador. En una entrevista con el neurocirujano oncólogo, doctor Eduardo Lovo, comentó que se propone estudiar tratamientos que prolonguen y mejoren la calidad de vida de los pacientes.
Enlace copiado
“Para sacar al país de donde estamos vamos a necesitar mucha ciencia e investigación”

“Para sacar al país de donde estamos vamos a necesitar mucha ciencia e investigación”

Enlace copiado

Los Protocolos de Radiocirugía en Oncología, Metástasis, Epilepsia, ObSesivo compulsivo y Analgesia (PROMESA) pretende ser estudiados de forma local para aportar a la literatura científica del mundo. El neurocirujano oncólogo, doctor Eduardo Lovo, amplía sobre este proyecto y explica sobre cómo se realizará el protocolo de tratamiento en una de las patologías a estudiar, específicamente del Trastorno Obsesivo Compulsivo.

¿De qué se trata PROMESA?

PROMESA es el esfuerzo de investigación más grande que conocemos en Latinoamérica, en este momento, es un esfuerzo que tiene contemplado durar cinco años para tratar de manera gratuita a 120 pacientes de diferentes enfermedades en el cerebro. Lo que pretende PROMESA es dar respuestas contundentes para el manejo de políticas públicas en nuestro país. Porque las políticas publicas en nuestro país, especialmente en estos casos tan complejos, pocas veces derivan de la investigación local. Por otro lado, lo que PROMESA busca es recuperar el espíritu y el orgullo país a través de la ciencia. Creemos que los miembros del área de la salud tienen una percepción que en nuestro país no se puede hacer investigación y que la medicina es muy precaria. Pero PROMESA quiere ser por lo menos uno de los ejemplos de que sí se puede y debemos hacerlo. Y el punto final es posicionar a El Salvador de alta investigación médica.

¿Cómo van a ser seleccionados los 120 pacientes que me menciona?

Cada una de las patologías que se van a estudiar cuentan con 20 pacientes. De estas, hay tres que son para tumores, metástasis cerebrales. Especialmente, aquí buscamos metástasis de gran tamaño, donde creemos que la radiocirugía puede ser una gran alternativa a tener que operar a estos pacientes.

Es decir que les podemos ofrecer mejores resultados y mejores sobrevidas con radiocirugía que con la cirugía misma. Y esa es una pregunta que se tiene a nivel mundial. Entonces PROMESA no solo busca dar una respuesta para El Salvador, sino que también aportar a la literatura mundial del manejo avanzado de estas enfermedades.

PROMESA es un trabajo que ya está andando, hemos venido reclutando a dichos pacientes, el 36 % ya fue tratado. Pero necesitamos que pasen estos cinco años para hacer las conclusiones que tenga suficiente peso científico para los protocolos.

Curiosamente esos protocolos tienen diferentes brazos y van a salir muchos artículos. Por ejemplo, el de metástasis tiene por lo menos cuatro artículos relacionados.

Realmente para sacar al país de donde estamos vamos a necesitar mucha ciencia y mucha investigación. Realmente vamos a necesitar un pensamiento fuera de la caja, para que realmente salgamos adelante.

¿Los pacientes están segmentados de alguna forma?

No se diferencia por sexos, se diferencia principalmente por gravedades. Los que son candidatos a PROMESA son aquellos pacientes, los cuales tú probaste la mejor alternativa médica y no les puedes mejorar su calidad de vida, entonces estos son los pacientes que son candidatos a radiocirugía, es decir que cuando todo lo demás falló, esos son los pacientes que necesitamos para PROMESA.

Entonces, ¿la prioridad sería cáncer en etapa metastásica?

En el caso de analgesia y dolor, sí. Para ello, son pacientes que normalmente están en etapa terminal, es decir que van a fallecer por su enfermedad primaria, pero la diferencia es si fallecen con dolor o no. Entonces la analgesia tiene la posibilidad de reducir el dolor, según los números preliminares, en el 76 % de los pacientes. Con radiocirugía tiene la posibilidad del 76 % de quitar el dolor y eso no se está haciendo en Latinoamérica todavía a esta gran escala. Y, cuando se ve comparativamente, en los centros de Estados Unidos y Europa son pocos los centros que han agrupado tantos protocolos de forma gratuita y sin ningún tipo gran Grants del Gobierno.

En Estados Unidos y Europa le da los fondos el Gobierno y aquí no hay ningún tipo de fondos. Es interesante porque PROMESA es una inversión privada para poder entregar un aplicable a salud pública, o sea que se invierten los papeles. Es como el sector privado trata de sacar adelante al país en la investigación médica. El costo aproximado de PROMESA es entre $2-2.2 millones.

Estos estudios generalmente se publican en diversas revistas internacionales. Por supuesto que la utilidad de estos protocolos es también poder entregarlos al Ministerio de Salud (MINSAL) y la Instituto del Seguro Social (ISSS), quienes van a tener capacidad radioquirurgica en un futuro, y decirles que esto lo pueden aplicar ellos.

El ISSS a finales de este año va a tener una capacidad radioquirúrgica importante; entonces sí, tú le puedes dar los protocolos de experiencia local.

¿El Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) entra en PROMESA?

Sí, las personas que sufren el Trastorno Obsesivo Compulsivo, que es una enfermedad muy incapacitante, se asocia a mucha ansiedad y depresión. Este se caracteriza por un pensamiento muy recurrente e intrusivo. Normalmente son pensamientos malos y feos, y la gente lo que debe hacer para disminuirlos es hacer cosas repetitivas, como lavarse las manos muchas veces o hacer muchos rituales. Gente que se lava las manos con alcohol hasta 100 veces en el día.

No es menor la cantidad, es alrededor del 1 % de la población. Claro, no todos con la misma intensidad; sin embargo, sí hay casos donde la mejor alternativa médica no dio resultados y entra a radiocirugía. En 2009, en Estados Unidos, se autorizaron los implantes cerebrales para TOC. Es algo que se practica, pero es extremadamente caro para un país como el nuestro, y la radiocirugía es una excelente alternativa, pues se pueden lograr los mismos resultados a una fracción del costo.

Normalmente el TOC les da a personas que tienen un intelecto por arriba de lo normal. Son personas que están trabajando y ¿cómo les devuelves esa fuerza laboral?

¿El TOC se da en un momento determinado de la vida o desde que nace se tiene?

Se ha visto dos cosas, por un lado hay un componente hereditario. Se ha visto, por ejemplo, en gemelos que vienen del mismo cigoto y si los separas, los dos tiene TOC. Pero uno de los factores con los que se ha relacionado más es con la educación. Si la educación es muy rígida, donde tu autoestima es baja, esto tiende a llevar más hacia el TOC.

El problema es que se produce un circuito repetitivo al cerebro y eso es lo que radiocirugía hace, pues lo elimina.

Los resultados para TOC es una mejoría de 75 a 80 % después de radiocurugía o terapia de estimulación profunda. Esta es una terapia normal en Estados Unidos y en Europa en TOC severos.

Los resultados se ven a largo plazo, el paciente se trata y sale igual. Al año y año y medio se nota la diferencia en escalas.

¿Y por qué se prolonga tanto el tiempo?

Eso no se sabe. Lo que sí sabemos es que ese circuito que probablemente anulas, es ese circuito repetitivo. Puede ser que todavía tengas los pensamientos, pero ya no te genere la ansiedad.

¿Siempre se necesitarán fármacos?

Se reducen, pero algunos eventualmente quedan sin fármacos. Sin embargo, la gran mayoría se reducen.

Lee también

Comentarios