¿Por qué se recomienda la colonoscopia?

La colonoscopia permite diagnosticar patologías que afectan al tracto digestivo. Consigue la visualización directa y localiza lesiones.
Enlace copiado
¿Por qué se recomienda la colonoscopia?

¿Por qué se recomienda la colonoscopia?

Enlace copiado

Sangrados, pérdida de peso, cambios en el patrón de evacuación, diarrea, estreñimiento prolongado, dolor abdominal no diagnosticado tras un estudio con otros métodos son los principales motivos por los que los especialistas solicitan la realización de una colonoscopia.

“La colonoscopia es la herramienta diagnóstica principal para el estudio del tracto digestivo. No solo hace el diagnóstico sino que permite tomar biopsia, detectar lesiones tempranas y manejarlas. Esto le dio a la colonoscopia el auge que tiene ahora”, explica la doctora Marizabel Valdez de Cuéllar, vicepresidenta de la Asociación de Gastroenterología y Endoscopía Digestiva de El Salvador.

La colonoscopia es la herramienta diagnóstica principal porque no solo hace el diagnóstico, sino que permite tomar biopsia, detectar lesiones tempranas y manejarlas”. 
Dra. Marizabel Valdez de Cuéllar, vicepresidenta de la Asociación de Gastroenterología y Endoscopía Digestiva de El Salvador

El colonoscopio prácticamente consiste en un tubo flexible compuesto por un sistema de iluminación y de visión. A través de él se pueden introducir pinzas y otros accesorios que se emplearán en diferentes procedimientos tanto diagnósticos como terapéuticos.

La especialista señala que esta herramienta permite la visualización directa desde el ano-recto hasta la primera porción del intestino grueso. “Podemos visualizar la mucosa y ver si hay alteraciones, pólipos o lesiones malignas. Si encontramos anormalidades, podemos inferir en la probable patología y obtener una muestra de tejidos de la lesión para enviarlas a estudio”. A su vez, la gastroenteróloga expone que, por ejemplo, en caso de detectar pólipos, el colonoscopio permite su remoción completa.

“Si quitamos un pólipo, removemos un riesgo de cáncer. El procedimiento es tan bueno que podemos visulizarlo y quitarlo. A su vez, estamos haciendo un tratamiento no invasivo y me da la pauta para el diagnóstico del tejido”, agrega.

Las poblaciones con síntomas y alto riesgo deben ser evaluadas por el médico, y lo importante es detectar en estas poblaciones los factores de riesgo. Por ejemplo, antecedentes familiares de cáncer, antecedentes de pólipos, tabaquismo o alcohol, que son factores de riesgo para cáncer de colon.

La Sociedad Americana Contra El Cáncer sostiene que la prevención del cáncer colorrectal debería ser una razón importante para someterse a las pruebas.

“Las recomendaciones a escala internacional cambiaron. En hombres se recomienda realizarse a los 45 años y en las mujeres a los 50 años. Es tanta la prevalencia de cáncer de colon que ahora se han modificado las edades para realizarse el estudio”, reitera Valdez.

Antes de presentarse a la prueba, es necesario que los intestinos estén completamente vacíos, dado que un problema en el intestino grueso que necesite tratamiento se puede pasar por alto si los intestinos no están limpios.

Entre las recomendaciones generales, la doctora señala una dieta blanda y de líquidos claros (sin residuo o colores fuertes) y el uso de laxantes.

Durante la prueba, el médico iniciará con un tacto rectal para explorar el orificio anal. Luego procederá a introducir el colonoscopio y lo moverá lentamente por el colon. En una pantalla anexa el doctor podrá ver toda la superficie del colon con claridad.

 

Personas en alto riesgo 
Si tiene un mayor riesgo de cáncer colorrectal, tal vez necesite comenzar las pruebas de detección antes de los 50 años. Las siguientes afecciones causan un mayor riesgo en comparación con el riesgo promedio:

  • Antecedentes personales de cáncer colorrectal o pólipos adenomatosos
  • Antecedentes personales de enfermedad inflamatoria intestinal (colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn)
  • Antecedentes familiares significativos de cáncer colorrectal o pólipos
  • Antecedentes familiares conocidos de síndrome de cáncer colorrectal hereditario, como poliposis adenomatosa familiar (FAP) o síndrome de Lynch (cáncer de colon hereditario sin poliposis o HNPCC)
  • FUENTE: American Cancer Society

Lee también

Comentarios

Newsletter