Lo más visto

Protectores solares: el riesgo de conservar el del año pasado

Un producto caducado puede provocar irritación en la piel, pero es algo pasajero y no reviste gravedad.
Enlace copiado
Protectores solares: el riesgo de conservar el del año pasado

Protectores solares: el riesgo de conservar el del año pasado

Protectores solares: el riesgo de conservar el del año pasado

Protectores solares: el riesgo de conservar el del año pasado

Protectores solares: el riesgo de conservar el del año pasado

Protectores solares: el riesgo de conservar el del año pasado

Enlace copiado
“Los protectores solares corporales de 250 gramos es imposible que duren de un verano para otro, si nos ponemos la cantidad adecuada se tienen que gastar antes, no duran más de 8 o 9 días”, afirma María Jesús Lucero, profesora titular de Dermofarmacia de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Sevilla.

LEA MÁS: Descubre algunos de los alimentos que cuidan la salud de tu piel 

Y la cantidad adecuada que nos tenemos que aplicar es de 30 gramos de producto solar para todo el cuerpo (calculando como media una superficie de 1.5 metros cuadrados y 2 miligramos de producto por centímetro cuadrado) y repetir cada dos horas, no una vez al día y olvidarnos.

“Sin la cantidad y la frecuencia adecuadas, la protección solar no será acorde al factor de protección solar (FPS) que conlleva, disminuyendo de forma abismal y, por tanto, también la protección de la piel. El mal uso hace que los protectores solares no sean tan eficaces como debieran ser”, señala la experta.

caducidad del protector

Los protectores solares se rigen por el reglamento 1223/2009 de productos cosméticos pero, además, desde 2006, existe una recomendación europea (2006/647/CE) relativa a la eficacia de los productos de protección solar y a las declaraciones sobre los mismos.

“Pese a no ser una norma de obligado cumplimiento, casi todos las industrias cosméticas la cumplen, ya que está claro que lo más importante es la salud del consumidor y que con el sol no podemos jugar”, explica la investigadora con experiencia en productos cosméticos.

Es obligatorio para todos los protectores solares que lleven impreso en el etiquetado el símbolo PAO (plazo después de apertura) y que representa un tarro con la tapa abierta con un número que corresponde en meses o años al periodo de eficacia una vez abierto, ya que después no se garantiza su seguridad, ni efectividad.

Es opcional poner una fecha de caducidad o de fabricación en el envase, pero cada protector solar lleva un número de lote desde el momento de fabricación. Cualquiera de estos datos puede servir al farmacéutico para saber que el tiempo que trascurre entre la fabricación.

“El problema más evidente en los protectores solares es que dejan de realizar su función protectora y puede aparecer un eritema o una quemadura solar inesperada. Pero existe la posibilidad de sufrir otros daños no evidentes que a largo plazo serían muy perjudiciales como es la formación de radicales libres”, apunta al profesora.

Y si los filtros químicos UVB y/o UVA, que son los ingredientes más importantes para protegerlos del sol, no realizan su función “existe el riesgo de que la energía solar que absorben en lugar de no propagarla (esa es la característica del filtro) la transmitan a los otros ingredientes del cosmético o a determinados componentes biológicos, produciéndose el daño en la piel”, apunta.

Lo que debemos exigir a un protector

Antes de elegir el producto solar más adecuado debemos valorar la información que aparece en el etiquetado del envase y decidir el más adecuado:

FPS o Factor de protección solar contra la radiación ultravioleta B: La recomendación europea 2006/647/CE establece diferentes números para el FPS en función del nivel de protección. Por debajo de 20 se considera una protección baja, siendo 6 el mínimo que puede aparecer en un etiquetado. Un FPS 20 ofrece una reducción de la radiación solar alrededor del 95 %; 50 sería del 98 % y 50 + del 99 %, por encima de éste no existe ninguno producto cosmético que alcance el 100 por ciento de la reducción de la radiación solar.
 

Tags:

  • protectores solares
  • cáncer de piel
  • piel

Lee también

Comentarios