Lo más visto

Salud Salud mental

Psiquiatría infantil: “Un niño no es un adulto pequeño”

La psiquiatría infantil parte de la premisa de que “un niño no es un adulto pequeño” y pone el foco en la especialización en este período.
Enlace copiado
Psiquiatría infantil: “Un niño no es un adulto pequeño”

Psiquiatría infantil: “Un niño no es un adulto pequeño”

Enlace copiado

España, junto con Lituania y Rumanía, son los únicos países de la Unión Europea donde no está instalada la especialidad de psiquiatría infantil, tal y como reivindica la doctora María Concepción Guisasola, médico y coordinadora científica de la fundación Alicia Koplowitz.

Una correcta atención durante esta etapa para el control de las patologías es, en palabras de la doctora Guisasola, crucial. “Estamos hablando de poder cambiar la trayectoria de los resultados académicos y de futuro, la interacción de los niños con su entorno”, resalta.

La doctora afirma que el hecho de no abordar cualquiera de las patologías tratadas en las jornadas va a tener peores consecuencias en rendimiento académico, mayores dificultades laborales y consecuencias en la salud física y en el entorno relacional y habitual en el que viven los niños.

La niñez, esa etapa comprendida entre 6 y 12 años, se considera también el período de latencia o infancia media, unos años que dividen infancia y adolescencia. Como afirman desde la fundación Alicia Koplowitz, pese a que son años caracterizados por importantes cambios físicos, emocionales, sociales y psicosociales, han recibido menor atención de la comunidad científica.

Por este motivo, en la fundación se recogen una serie de puntos que enfatizan la importancia de la psiquiatría infantil y, por tanto, de la realización de estas jornadas:

Las consultas de los servicios de salud mental aumentan rápidamente a partir de los cinco años.

Los problemas de salud mental se entrelazan especialmente con la actividad escolar y su desarrollo educativo.

Los problemas de salud mental cristalizan en patrones más firmes durante la infancia media que en los años preescolares.

Estas peculiaridades subrayan la importancia de la especialización en psiquiatría infantil y adolescente. “Las patologías se manifiestan de una manera distinta en las diversas etapas del ciclo vital de la persona, y el especialista de adultos no va a tener formación especializada en este área“, señala la experta.

Además, la doctora destaca que el abordaje de las patologías del niño requiere una perspectiva sistémica. “Tenemos que pensar no solo en su biología, sino también en su entorno, tanto para hacer investigación como para valorar y estudiar cuales son las patologías que presentan, y para su tratamiento”.

Sin esta especialización, las patologías psiquiátricas en la infancia pueden pasar desapercibidas. “Necesitamos profesionales formados para ser capaces de diferenciar qué es lo que le está pasando. Si no, no vamos a detectarlo y muchos de estos niños no van a poder ser diagnosticados y no se les podrá ofrecer un tratamiento”, afirman desde la fundación.

En esta etapa se dan importantes acontecimientos que modulan el crecimiento, como el desarrollo cognitivo, el desarrollo de los conceptos y habilidades sociales, las relaciones con los padres y la familia, con los amigos, factores escolares y educacionales, logros personales y factores emocionales. Comprender al niño en un proceso de neurodesarrollo.

Lee también

Comentarios