Lo más visto

Psoriasis... No es contagiosa

La psoriasis afecta de un 3 a 5 % de la población mundial, son muchas personas que tienen esta enfermedad, en nuestro país. Afecta desde niños hasta adultos. La edad de incidencia más alta es de los 20 a los 40 años de edad. Es una enfermedad inflamatoria, autoinmune, genética, y por otras causas.
Enlace copiado
Psoriasis... No es contagiosa

Psoriasis... No es contagiosa

Enlace copiado

 

La psoriasis comienza en el sistema inmunológico, concretamente en los linfocitos T. Estas células se activan de forma indebida y originan diferentes respuestas celulares, como la proliferación y dilatación de los vasos sanguíneos. Se puede ver desde cuero cabelludo, hasta las uñas de tus pies.

Una persona puede ser asmática, hipertensa, y no se le “ve”, en cambio con la psoriasis, se “ven” lesiones rojas, que pueden ser puntiformes, hasta tamaño grande de placas, que pueden abarcar todo el cuerpo, o en casos, puede ser piel roja.

En cuero cabelludo se observa como placa tipo de “caspa”; pero gruesas, con base roja, y unas “escamas” blanquecinas. La persona se rasca con muchas desesperaciones.

En el cuerpo, por ejemplo en los brazos, puede estar escribiendo y dejar en el escritorio “escamas blancas”, las uñas también pueden verse afectadas, que las personas piensan que pueden ser hongos, y no es así, es un principio, en ocasiones, de la psoriasis.

Muchas veces las personas que padecen de la enfermedad se deprimen, se aíslan y son discriminadas aun por su misma familia, ya que creen que se contagiarán, lo cual no es así, la psoriasis no es contagiosa.

Se relaciona con personas obesas, alcohólicas, cardiacas, endocrinológicas, y una de sus complicaciones es la artritis psoriásica.

La localización más frecuente son codos, rodillas, espalda, glúteos y cuero cabelludo.

Ya en un adulto que presenta la enfermedad después de los 50 años puede ser, en un solo miembro, o seguir las localizaciones frecuentes.

Hay un tipo de psoriasis que es la pustulosa, es muy incómoda, afecta también palmas de manos y planta de pies, o con áreas extensas y rojas. Y está la acropustolosis, que está en puntas de dedos de manos y pies, sumamente dolorosa, que puede llegar a deformar la uña. Tratamientos hay orales, y tópicos. Los biológicos con excelentes resultados, cuando los anteriores, no hayan funcionado, es de costo elevado.

Lo importante es consultar a tiempo, controlar su estado de ansiedad, con apoyo psicológico, cumplir puntualmente con la indicación médica, y aprender a vivir con la enfermedad, que aunque no hay una cura definitiva, hay excelentes controles de esta.

Lee también

Comentarios