¿Qué es la rinoplastía?

Uno de los objetivos principales del cirujano es producir narices que luzcan como "no operadas".
Enlace copiado
Enlace copiado
Rinoplastia es una intervención quirúrgica en la que se resuelven principalmente los problemas estéticos de la nariz tales como la giba ósea, el hueso que sobresale del dorso de la nariz a semejanza de una joroba, las desviaciones hacia la derecha o izquierda de la totalidad de la nariz y las malformaciones congénitas como las secuelas del labio y paladar hendido y otros factores genéticos y las adquiridas en la vida por traumatismos y enfermedades.

Cuando se busca una solución a la nariz obstruida por tensión excesiva o desviación del tabique nasal, exclusivamente. Existen otras estructuras dentro de la nariz - cornetes y válvulas nasales o la propia mucosa inflamada entre otras, cuyas alteraciones congénitas o adquiridas pueden contribuir o ser la causa de la obstrucción.

A pesar de que este último es un procedimiento diferente, ambas operaciones rinoplastia y septoplastia, pueden realizarse en el mismo acto operatorio en la mayoría de los casos. La cirugía que incluye ambos procedimientos se denomina septorinoplastia o rinoplastia funcional. Actualmente la rinoplastia busca que la nariz devuelva la armonía facial del paciente; es decir, que un resultado óptimo, generalmente, hace que la nariz siga los rasgos estructurales de la cara.

Uno de los objetivos principales del cirujano es producir narices que luzcan como "no operadas". Las intervenciones quirúrgicas podrán ser efectuadas con anestesia local y sedación o con anestesia general, la cual permite trabajar mejor. Siempre se mandaran exámenes de laboratorio y Rx de la nariz previa intervención. La rinoplasita estética se ha popularizado en la juventud puesto que ha tenido una mayor aceptación social, a diferencia de otros procedimientos de la CIRUGÍA PLÁSTICA, y se realiza en una proporción muy semejante tanto en hombres como en mujeres.

La rinoplastía secundaria es aquella que se realiza en pacientes que han tenido cirugía de nariz previa y deben someterse a una nueva intervención para resolver problemas que no se han resuelto en la primera cirugía, o complicaciones de la misma.

Postoperatorio

El paciente puede ser dado de alta una vez que los efectos residuales de la anestesia hayan pasado, típicamente 3-6 horas después.

Durante los primeros días tras la intervención el paciente debe mantener un reposo relativo, en posición semisentado, ingiriendo abundantes líquidos (debido a la sequedad oral que produce la respiración por la boca debido al taponamiento nasal) y tomando los analgésicos y demás medicamentos prescritos. La alimentación puede ser normal según la tolerancia del paciente. El momento de retirar el taponamiento varía según el modo de hacer de cada cirujano (entre 2 y 5 días dependiendo del tipo de intervención).

Conviene retirar la férula a la semana. A partir del momento en el que se retire el taponamiento es conveniente la aplicación periódica de suero salino fisiológico para mantener una mejor higiene en las primeras 48 horas. Posterior al retiro de la férula la piel de la nariz deberá protegerse con fotoprotectores o cremas hidratantes y someterse a masajes leves y suaves si fuera necesario por indicación médica.

El dolor se maneja con analgésicos comunes como ibuprofeno, paracetamol o diclofenac. En general, no es un posoperatorio doloroso. La principal molestia radica en tener la nariz obstruida los primeros días por el taponamiento.

Tags:

  • analgesicos
  • taponamiento
  • rinoplastia
  • ibuprofeno

Lee también

Comentarios

Newsletter