¿Sabes de qué se trata la cirugía refractiva? Acá te contamos

Generalmente se operan los dos ojos simultáneamente, es un procedimiento que dura aproximadamente 10 minutos, se utiliza anestesia tópica, no hay inyecciones y en general es un procedimiento cómodo.
Enlace copiado
Enlace copiado
La cirugía refractiva se realiza en la superficie anterior de la córnea. Las principales técnicas refractivas son dos: la primera es la queratotomía radiada (método clásico), en la cual se utiliza un bisturí para hacer cortes profundos en la córnea, modificando así su curvatura y por tanto la graduación del ojo.

La segunda técnica es utilizando el láser excímer (método moderno), con el cual se modifica la curvatura de la córnea, mejorando la visión del ojo, pero de una forma más exacta y predecible.

Hay dos formas de aplicar el excímer láser: La primera es la queratectomía fotorefractiva (QPR) o como se le conoce por sus siglas en Ingles (PRK), la cual es sencilla, porque solamente se aplica el láser a córnea sin realizar ningún procedimiento previo, pero la recuperación suele ser más incómoda, moderadamente dolorosa y tiene riesgo de que quede una pequeña nubosidad en la córnea.

La segunda forma de aplicar el láser es la queratomileusis in situ (LASIK), la cual conlleva un paso extra que es la aplicación de un microquerátomo, previo a la aplicación del láser, con el propósito de levantar un colgajo fino de córnea anterior, dejando una pequeña bisagra para no despegarlo completamente y así poder recolocarlo posterior al procedimiento.

Esta técnica es más fina, el postoperatorio no es muy incómodo ni doloroso para el paciente y no tiende a dejar nubosidades o cicatrices en la córnea. Actualmente es la técnica que más se realiza en todo el mundo y está ayudando a muchos pacientes a ver sin lentes. Se utiliza LASIK para la corrección de la miopía, de la hipermetropía, del astigmatismo y combinaciones de éstos problemas refractivos.

Para optar a esta cirugía se necesita además de la motivación del paciente, que la graduación del paciente se mantenga sin cambios por lo menos en el último año y por lo tanto, generalmente se realiza en personas mayores de veinte años. Es importante que haya una película lagrimal adecuada, así como una córnea sana con un espesor normal y una topografía aceptable.

Hay pacientes que tienen irregularidades o cicatrices en la córnea, problemas de resequedad ocular muy marcada, afecciones autoinmunes o infecciones crónicas de la superficie externa ocular y por tanto no son buenos candidatos para la cirugía, así como los pacientes con keratocono que tienen un espesor corneal central muy reducido.

El hecho de que un paciente haya usado lentes de contacto blandos o duros por muchos años, no contraindica someterse a cirugía con LASIK. A estos pacientes, se les pide que suspendan el uso de los lentes, una semana antes de evaluar la superficie de la córnea (topografía) y luego se realiza la cirugía. Hay pacientes que han sido operados de la forma clásica con queratotomía radiada y quedan con una graduación residual, la cual puede ser corregida posteriormente aplicando excímer láser.

Generalmente se operan los dos ojos simultáneamente, es un procedimiento que dura aproximadamente 10 minutos, se utiliza anestesia tópica, no hay inyecciones y en general es un procedimiento cómodo. El tiempo de recuperación varía dependiendo de cada caso, pero en la mayoría de casos bastan 24 a 48 horas para que el paciente ya pueda ver la diferencia en la calidad de visión y se prescriben gotas de antibióticos y antiinflamatorios por un período aproximado de un mes.

También se aconseja usar gotas humectantes para lubricar el ojo. Los resultados son muy buenos y hay una mejoría en casi el 100% de los pacientes si el caso del paciente ha sido estudiado adecuadamente. Entre las complicaciones que se pueden observar están las que se pueden dar con el colgajo corneal, descentrado en la aplicación que puede producir un astigmatismo irregular, halos y distorsión visual.

También se pueden notar restos o detritos en la interfase y hasta queratitis infecciosa en raros casos. Otra complicación eventualmente observada es sobrecorrecciones del error refractivo y también subcorrecciones, las cuales siempre pueden ser tratadas con una segunda intervención y muy rara vez son considerables.

En conclusión, es una de las técnicas más avanzadas que la tecnología le ha brindado a la oftalmología y gracias al excímer láser, muchos pacientes están felices por tener una excelente visión sin necesidad de usar anteojos.

Tags:

  • cornea
  • cirugia
  • astigmatismo
  • halos
  • distorcion
  • vision
  • ojos
  • cirugia refractiva

Lee también

Comentarios

Newsletter