Salud Existen hábitos saludables que pueden ser de gran ayuda.

¿Sabes que hacer para prevenir la retención de líquidos?

La retención de líquidos,  no se trata de una enfermedad, pero su aparición recurrente puede servir como señal para detectar afecciones de mayor cuidado, sin embargo se puede prevenir.
Enlace copiado
Realizar  ejercicios  con las piernas ayuda a prevenir la retención de líquidos.

Realizar ejercicios con las piernas ayuda a prevenir la retención de líquidos.

Enlace copiado

La retención de líquidos, es un trastorno conocido como edema y se produce cuando los fluidos del organismo se acumulan en los tejidos, aumentando su nivel de inflamación.

Además de los tratamientos médicos para su control, existen hábitos saludables que, practicados de forma habitual, contribuyen a prevenirlo. A continuación presentamos algunos de estos hábitos.

El consumo diario de agua y líquidos saludables es uno de los remedios naturales para prevenir y tratar la retención de líquidos y la inflamación. Contrario a lo que muchos piensan, el agua no aumenta la cantidad de fluidos acumulados sino que, a través de proceso renal, promueve su eliminación.  Se recomienda tomar entre 6 y 8 vasos de agua al día. 

Tener buenos hábitos de sueño influye de forma positiva en el control y la prevención de la retención de líquidos y los trastornos asociados. Dormir entre siete y ocho horas diarias, sin interrupciones, da buenos resultados.

El consumo excesivo de la sal, es una de las causas principales de la acumulación de líquidos en el cuerpo, por lo tanto se recomienda evitarla. También es conveniente limitar la ingesta de productos con demasiado sodio: embutidos, enlatados, aderezos, entre otros

Los alimentos frescos y crudos como las frutas y vegetales están llenos de antioxidantes, fibra, agua y muchos otros nutrientes que previenen la inflamación. Su consumo habitual, garantiza el buen funcionamiento de los riñones y estimula la eliminación de los líquidos.

El ejercicio físico es uno de los hábitos más recomendados para los pacientes con enfermedades relacionadas con la retención de líquidos en los tejidos. Los movimientos que se realizan durante las actividades estimulan la circulación y, al mismo tiempo, apoyan los procesos que eliminan los fluidos y toxinas del cuerpo.

Si la retención de líquidos es recurrente y difícil de tratar, es probable que, para su alivio, sea necesario reactivar la circulación con terapias alternativas. Es por eso que se recomienda practicarse masajes con aceites esenciales. Tomar duchas frías y calientes, de forma alterna. Aplicarse compresas, otra buena alternativa es elevar las piernas al llegar a casa.
 

Lee también

Comentarios

Newsletter