Lo más visto

¿Se verá comprometida la salud por el cambio de vacuna neumocócica?

Infectólogos y pediatras advierten que la vacuna 10 valente no protege lo suficiente de serotipos 19A, 6A y 3, los cuales causan enfermedades agresivas como la meningitis, septicemia y neumonía.
Enlace copiado
¿Se verá comprometida la salud por el cambio de vacuna neumocócica?

¿Se verá comprometida la salud por el cambio de vacuna neumocócica?

Enlace copiado

Se calcula que la inmunización previene unos 2 a 3 millones de muertes anuales, pero si se mejorara la cobertura vacunal mundial se podrían evitar otros 1.5 millones, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El Salvador, por ejemplo, tiene una alta cobertura en vacunación, según explican algunos expertos. Sin embargo, hace unos días se dio a conocer por parte de un comunicado del Ministerio de Salud de El Salvador (MINSAL) que la vacuna contra el neumococo 13 valente (PCV 13) se dejará de utilizar para retornar a la 10 valente (PCV 10), la cual no protege lo suficiente de los serotipos 19A, 6A y 3. Ante esto, diversas comunidades científicas del país se han pronunciado en contra.

Según el portal de Trasparencia Activa (TA) del Gobierno de El Salvador, la decisión adoptada por el MINSAL responde al argumento de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que asegura que la vacuna 13 y 10 valente son similares.

“Hablar de temas internos de un país siempre es complicado porque no se trata de menospreciar lo que se está haciendo y creo que El Salvador ha tenido muchos logros en el campo de la vacunación. Sin embargo, yo comparto la preocupación de la Asociación Salvadoreña de Pediatría. Las dos vacunas son muy buenas, pero un programa como el que ya lleva El Salvador podría sufrir un retroceso al reducir las valencias de protección que se le está ofreciendo a este momento a la población”, dijo a Ciencia Médica la pediatra infectóloga y exministra de Salud de Costa Rica (2006-2011) María Luisa Ávila, en el marco del Foro sobre Vacunación contra el Neumococo realizado en el país el pasado 20 de marzo.

Ávila, quien también funge como jefa del Servicio de Infectología en el Hospital Nacional de Niños Dr. Carlos Sáenz Herrera, de San José, Costa Rica, expresó: “Las vacunas desarrolladas, tanto las 10 valente como la 13 valente, protegen contra los serotipos que con más frecuencia pueden invadir de la garganta hacia su organismo y ocasionar las siguientes enfermedades: meningitis, que es la más riesgosa; neumonía y septicemia. El problema es que si ustedes cambian de vacuna hay tres serotipos por los cuales la protección de la población no sería suficiente y podrían tener una enfermedad de las que menciono”.

La especialista también comenta que el serotipo que más preocupa es el llamado 19A porque es uno de los asociados a resistencia antibiótica, lo cual significa que si se ocasiona una infección del pulmón se tendría que dar un antibiótico más potente y la experiencia en países como Chile, Brasil y Colombia dicta que ellos lograron controlar la enfermedad con los 10 serotipos, pero se les dispararon los casos de 19A.

“La población más afectada son los menores de dos años, y en segundo lugar los menores de cinco años y a los mayores de 60 años. Sin embargo, también entre los cinco y 60 años, entre ellos un asmático, un hipertenso o diabético también puede verse afectado por esas bacterias”, dijo Ávila.

Ante el cambio, la doctora expone: “No sé si les faltará apoyarse en las sociedades científicas, pues la Asociación de Pediatría de su país está formada por gente muy buena y gente muy conocida. Espero que la decisión que ellos tomen no solo sea basada eventualmente en los que OPS recomienda, sino también lo que piensan los científicos y médicos del país”.

Consecuencias de cambios

El pediatra infectólogo, gerente médico de GlaxoSmithKline (GSK) y especialista en PCV 10, Javier Nieto aseguró a Ciencia Médica: “El Salvador está a la vanguardia de un sinnúmero de países que han realizado este cambio. Este cambio lo han hecho países como Marruecos, Nueva Zelanda, regiones de Bélgica, regiones en Italia y Suecia. Si bien es cierto que El Salvador es el primer país en la región que realiza este cambio, se pone a la vanguardia con estos países que han decidido hacerlo de forma reciente”.

Ante esto, la doctora María Luisa Ávila comentó: “Lo que pasa que tenemos que ver experiencias más cercanas a nuestra realidad. Todo Centroamérica somos lo menos parecido a Nueva Zelanda, ahí el clima es totalmente diferente, tienen una mortalidad infantil de 1 por 1,000, un país pequeño, no viven en grandes conglomerados de personas entonces las condiciones epidemiológicas difieren mucho de nuestra realidad. Nueva Zelanda se acaba de pasar, habría que esperar qué pasa en dos años, pero ¿nos vamos a esperar para ver qué pasa en dos años con una vacuna que protege menos?”

Según Transparencia Activa, la inyección inmunológica es una de las más caras en el cuadro de vacunación del sistema nacional de salud, el costo anual ronda los $4 millones y si se compara el precio de la vacuna 10 valente es más barata que la 13, donde se estima un ahorro de $1 por cada dosis, es decir que, si compran 400,000 dosis, el ahorro sería de $400,000. “La reducción de costos puede ser en un momento determinado optimizado para reforzar programas de prevención que tiene actualmente el MINSAL. Ya sea prevenir dengue, prevenir zika o en su momento considerar la inclusión de nuevas vacunas”, añade el vocero especialista de GSK.

“Todo cambio en un momento determinado puede generar conflicto, pero más allá de eso esta es una vacuna que tiene estudios clínicos que sustentan la eficacia e impacto en el contexto global. Es importante que los pediatras sepan que van a contar con una vacuna que sin duda alguna previene la enfermedad neumocócica invasiva”, añadió.

Asimismo, la presidenta de la Asociación Voces Ciudadana de Perú, Pilar Collantes, dijo a Ciencia Médica: “Este no es un tema de ahorro, sino que un tema de protección”.

“El Estado debe garantizar que no habrá un solo niño o niña en el territorio salvadoreño que enferme o muera por neumococo a causa de una de las cepas que no estuviera incluida en la vacuna. De ser así, sería una responsabilidad de orden jurídico, estos padres podrían incluso demandar al Estado”, aseguró.

Lee también

Comentarios