Siendo independientes

Como anécdota quiero relatar una conversación que sostuve con un nuevo alumno. Una persona entrada casi en la etapa de adulto mayor me comentaba sobre lo difícil e importante que había sido poder enviar a sus cinco hijos a estudiar fuera del país, además de lo orgulloso y realizado que se sentía en haber podido luchar por conseguir ese logro.
Enlace copiado
Fabricio Hern´zndez, compartió acerca de la importancia de los ejercicios en la vida cotidiana. FOTO LPG/CORTESÍA

Fabricio Hern´zndez, compartió acerca de la importancia de los ejercicios en la vida cotidiana. FOTO LPG/CORTESÍA

Siendo independientes

Siendo independientes

Enlace copiado
Lamentablemente después de su respectiva evaluación física (algo que era obvio solo con observarlo), sus niveles de grasa resultaron impensablemente altos, tenía muy poca masa muscular, movimientos limitados, una condición física muy pobre y su analítica sanguínea recién evaluada por su médico, totalmente con resultados negativos. Lo primero que se me vino a la mente fue la idea de cómo muchos padres luchan por sus hijos para que ellos se vuelvan independientes y realizados en el futuro, pero al no cuidarnos físicamente los padres les estaremos trasladando un inminente problema de dependencia de ellos. Lo anterior significa que por aquello por lo que lucharon tanto año y por lo que los hijos deberán estar agradecidos, a la vuelta de los años los padres con mala condición física, muy probablemente, pueden terminar siendo dependientes de sus hijos. Ahí radica la importancia que debe tener cada uno de cuidarse, lograr mantener por el mayor tiempo posible de vida y la independencia de los demás.

El envejecimiento es un proceso permanente del ciclo de vida. La vejez tiene potencial para crecer y continuar aprendiendo. Una persona de 60 años tiene potencial para vivir 20 años más y los de 80 años tienen ahora la oportunidad de mantener una calidad de vida y aumentar el número de años libres de discapacidad o de dependencia de otros. Lo anterior puede lograrse con programas adecuados de actividad física para el adulto mayor.

Los beneficios de la actividad física están bien documentados, ahora solo hace falta que los médicos realicen alianzas con entrenadores capacitados para poder atender a esta población y poder ver como sociedad esos beneficios en la salud de las personas. “Tenemos un remedio inmediato, seguro y confiable para algunos de los principales riesgos de salud. Es gratis, funciona para ricos y pobres, para hombres y mujeres, para jóvenes y mayores.

Es la actividad física”, (Asamblea Mundial de la Salud, 2002).De los cambios más importantes que usted notará al realizar nuevos hábitos en su vida, incluyendo programas de fortalecimiento y cardiovasculares, será un rejuvenecimiento de al menos 10 años en sus funciones motrices (en los primeros cuatro meses de entrenamiento adecuado), del 10 % al 30 % de la mejora en la función cardiovascular, disminución de la obesidad, aumento de tolerancia a la glucosa y un aumento en la secreción de beta endorfinas, serotonina y otras hormonas relacionadas con el bienestar psicológico. No debe existir pena o renuncia en un adulto mayor en querer adoptar estos hábitos, el nivel de compromiso de estas personas debe ser mayor y esto los llevará al éxito en su intento.

Lee también

Comentarios

Newsletter