Sinequia vulvar “Puede influir la falta de aseo en la bebé”

La sinequia vulvar se produce cuando un labio menor se adhiere al otro. No se trata de una malformación congénita, sino de una situación adquirida en los primeros meses de vida. El Dr. Óscar Lazo Cornejo, urólogo pediatra, nos amplía.
Enlace copiado
Sinequia vulvar “Puede influir la falta de aseo en la bebé”

Sinequia vulvar “Puede influir la falta de aseo en la bebé”

Enlace copiado

“La sinequia vulvar no es más que una adherencia de los labios menores que puede ser parcial o total. Cuando es parcial ocurre que los labios menores están parcialmente unidos, mientras que la total es cuando los labios menores están totalmente pegados (por una superficia plana de piel)”, explica el Dr. Óscar Lazo Cornejo, urólogo pediatra del Hospital de la Mujer.

El especialista señala que la incidencia de esta patología varía entre el 1 % al 3 % de niñas en sus primeros meses de vida. Asegura que inicialmente se consideraba un problema de mal formación congénita; sin embargo, en la actualidad se ha demostrado que es un problema adquirido. Hay infinidad de causas y se relacionan múltiples faces, pero se considera que puede estar íntimamente relacionado con factores locales o mecánicos como la mala higiene o irritaciones en el área.

“Puede influir la falta de aseo en la bebé, no es lo mismo que hayan genitales externos femeninos contaminados con heces o con pañales mojados. A veces he notado que por el costo tienden a ocupar uno o dos pañales en el día, cuando deberían de ocupar casi 10. El pañal aguanta con todo, pero la humedad que queda no se le va a quitar”, agrega.

Asimismo, se ha considerado el tipo de pañal que se utiliza, el uso de las toallitas húmedas en la higiene genital, irritación local (dermatitis del pañal), entre otros.

“Microoscopicamente se produce una laceración, es una agresión del tejido y ahí es sumamente inflamable. La estructura de la que se han formado los labios menores es mucosa. Cuando nos referimos a mucosa es a otro tipo de piel, una piel más suave y más sensible”, señala el urólogo.

Esto conduciría a una adherencia de los labios menores, en la cual aparece una membrana semitransparente que cubre la vagina entre los labios menores.

Pero ¿por qué la piel es más sensible en esa área? Según el especialista, lo que hace la diferencia es la queratina que no está presente en esa área. Las queratinas ayudan a formar los tejidos del cabello, las uñas y la capa externa de la piel.

“En cambio la mucosa en esa área (genital) es como un tejido más suave, es sumamente lábil o delicado”, agrega. Y advierte que como madre o padre de familia es importante prestarle atención a cualquier cambio en la piel del área genital.

“Las madres que trabajan y dejan a sus niñas con un personal de cuido durante el día, es necesario que todas las noches revisen los genitales. He tenido muchas pacientes ?independientemente del nivel socioeconómico? que traen grandes costras o secreciones entre los labios menores y mayores”, reitera López.

Esta afección en general se presenta en los primeros meses de vida. Entre los principales síntomas que puede generar es una infección de vías urinarias o vulvovaginitis.

Una patología benigna

Hoy en día se considera una patología benigna que se corrige de modo espontáneo. En la mayoría de casos se sugiere la aplicación de una crema de estrógenos que se coloca justo en el punto de la unión de la membrana. El uso de estrógenos o en otros casos esteroides, según el urólogo, tiene hasta el 80 % de posibilidades de curarse de forma satisfactoria.

“Los estrógenos que se utilizan son tópicos y lo que hacen es debilitar o adelgazar la membrana. Los esteroides, por ejemplo, uno de los efectos secundarios son generar una atrofia de los tejidos, se aprovecha ese efecto y esa membranita que mantiene unido los labios menores la va adelgazando”, expone.

Se sugieren que los estrógenos se utilicen por cortos periodos de tiempo, aproximadamente una o hasta dos semanas, si en caso no ha mejorado.

“Es importante la colaboración de las madres, en este caso también pueden utilizar vaselina, aceite de bebé o crema de pañal. Con la parte de atrás del termómetro se desliza y se va haciendo como que uno quisiera cortar en medio. Para eso, es necesario un entrenamiento previo con el pediatra para que lo haga de una manera correcta”, informa.

Asimismo, destaca que los casos pueden ser individualizados. Dado que en otras situaciones la primera opción sea recurrir a una cirugía cuando el manejo médico o los factores que desencadenaron la sinequia se han corregido y se ha dado tratamiento médico, pero no ha mejorado, hasta entonces se requiere de una intervención.

La recurrencia de las sinequias una vez tratadas es frecuente, por lo que los especialistas insisten a las madres y padres de familias en realizar una buena higiene en la zona vulvar, evitando o tratando precozmente las irritaciones locales.

“Hay que hacer un aseo de los genitales del bebé de una forma sutil y adecuada, sobretodo durante las noches porque ha tenido todo el día para tener secreciones o sudor”, finaliza el médico.

Lee también

Comentarios

Newsletter