Terapia de células madre para fibromialgia

La fibromialgia también conocida como síndrome de fatiga crónica o “enfermedad invisible”, debido a que no produce lesiones ni existen pruebas médicas diagnósticas determinantes.
Enlace copiado
Enlace copiado


[email protected]

Es una alteración del sistema nervioso central de origen desconocido que se manifiesta, fundamentalmente, con una intensa sensación de dolor en diversas partes del cuerpo y fue reconocida como enfermedad por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1992.

A pesar de que nuestro país no cuenta con datos estadísticos de su prevalencia, se estima que afecta aproximadamente a un 3 % al 6 % de la población mundial, siendo más frecuente en mujeres y pudiéndose manifestar a cualquier edad. Por lo general, son personas con un aspecto saludable, pero un examen cuidadoso de los músculos de las personas con fibromialgia revela zonas sensibles y dolorosas al tacto en lugares específicos, llamados puntos hipersensibles. La presencia y el patrón de estos puntos característicamente hipersensibles diferencian la fibromialgia de otras afecciones.

Los síntomas más habituales de la fibromialgia es precisamente ese dolor músculo-esquelético generalizado o una evidente rigidez en diversas partes del cuerpo, por un período mayor a los tres meses. El dolor tiende a concentrarte en la región lumbar, cuello, tórax y muslos, y empeora con calambres o espasmos musculares cuando se realiza ejercicio físico intenso, con el frío y el estrés emocional. Algunos pacientes también pueden desarrollar síntomas adicionales como dolor de cabeza, migrañas, dificultad de concentración y dificultad para recordar cosas, también es frecuente un aumento de la sensibilidad táctil, resequedad de ojos y boca, zumbidos en los oídos, alteraciones de la visión y falta de coordinación motora.

Las células madre utilizadas para este tipo de problemas de salud regulan la respuesta inmune, eso significa que la aumentan cuando esta baja o la disminuye en el caso de diversas enfermedades, como la fibromialgia que provocan una respuesta inmune exagerada de nuestro cuerpo, atacando a nuestras células normales o “buenas” debido a que el sistema inmunológico no logra determinar lo propio o extraño, generando una destrucción del organismo con nuestros propios anticuerpos.

Los tratamientos con células madre han mostrado ser eficaces en la mejora de las complicaciones de las enfermedades autoinmunes, principalmente por su efecto o cualidad inmunorreguladora. Al aumentar el número de células madre en el torrente sanguíneo se inicia una autorregeneración de los tejidos y órganos que han sido dañados, principalmente, desinflamando las zonas afectadas que están generando dolor y malestar hasta finalizar con el fortalecimiento del sistema inmune. Este sistema permite generar los anticuerpos adecuados para combatir la enfermedad, así como prevenir otro tipo de patologías.

Recuerde que, conjuntamente con el tratamiento y seguimiento médico, adoptar conductas saludables relacionadas con el estilo de vida, puede reducir el dolor, mejorar la calidad del sueño, aliviar la fatiga y ayudarle a lidiar con la fibromialgia con mayor eficacia. Para más información sobre tratamientos con células madre adultas, puedes llamar a los teléfonos: (503) 2263-0101 y 2263-0202 o visitar la página: www.esmedcenter.com.

Tags:

  • 'células madre
  • fibromialgia
  • salud
  • bienestar

Lee también

Comentarios

Newsletter