Lo más visto

Testículos no descendidos: operar antes de los 12 meses

Los testículos ausentes a la hora del nacimiento pueden tener varias causas; sin embargo, existen tratamientos que prometen hasta un 92 % de éxito.
Enlace copiado
Testículos no descendidos: operar antes de los 12 meses

Testículos no descendidos: operar antes de los 12 meses

Enlace copiado

La ausencia de uno o ambos los testículos (criptorquidia) es una patología que afecta a 3.9 % de niños nacidos a término, según comentó el urólogo pedíatra del Hospital de la Mujer, Óscar Armando Lazo.

Asimismo, Lazo comparte que la criptorquidia puede aparecer aisladamente asociada a anomalías congénitas, ser signo de alteraciones del desarrollo sexual o deberse a endocrinopatías.

“Muchas veces el testículo puede palparse en la zona abdominal y en otras no. Sin embargo en ambos casos una de las mejores opciones es la cirugía”, afirmó.

Ante dicho diagnóstico el doctor comenta que existen dos opciones quirúrgicas, según la posición del testículo: vía laparoscopica y cirugía abierta.

“Si el testículo es palpable, se puede realizar una cirugía abierta; y si este no se siente, se debe hacer una cirugía laparoscopica”, añadió el especialista.

Lazo también comparte que es necesario que la cirugía se realice con un límite de 6-12 meses de vida, para poder mantener la fertilidad de la persona.

“Si la cirugía no se realiza el tiempo o en edades avanzadas, el paciente perderá la fertilidad", añadió.

Según la Asociación de Pediatría en España, existen diversos tipos, entre ellos: testículos no descendidos congénitos, que se refiere a aquellos que están fuera de la bolsa escrotal desde el nacimiento, en algún lugar fuera del trayecto abdominal, inguinal o escrotal.

También existe el testículo realmente ausente, que se da cuando, incluso luego de una cirugía, no se encuentra el testículo. Asimismo, se puede encontrar el testículo ectópico, el cual se encuentra fuera del trayecto normal del descenso.

Testículos no descendidos adquiridos: son aquellos que han descendido durante el primer año de la vida y posteriormente han reascendido. Además, está el testículo en ascensor: es aquel que permanece en el conducto inguinal y bien espontáneamente o con maniobras manuales se desciende con facilidad al escroto donde queda alojado.

Sin embargo, según recomendaciones de los especialistas, en todos los casos la mejor opción es la cirugía, aunque siempre es esencial preguntar a un especialista.

Factores asociados

“Algunos factores que pueden estar asociados a la criptorquidia pueden ser los familiares, gestacionales, perinatales, fetales y, sobre todo, ambientales”, expresó el especialista.

Lazo se refiere a factores ambientales cuando se habla del contacto de sustancias químicas con propiedades estrogénicas, como el consumo de aves, que pueden afectar el desarrollo.

Incluso, según un informe de las Naciones Unidas, se destaca algunas relaciones entre la exposición a los perturbadores endocrinos (PE) refiriéndose a sustancias químicas y diversos problemas de salud, en particular la posibilidad de que contribuyan a la criptorquidia en los jóvenes, al cáncer de mama en la mujer, al cáncer de próstata en el hombre, a problemas de desarrollo del sistema nervioso y al déficit de atención/hiperactividad en los niños o al cáncer de tiroides.

Asimismo, según Efe, la contaminación involuntaria actual afecta en gran medida a la salud, entre los cuales está el sistema reproductor masculino, causando así una disminución de la calidad del semen e infertilidad, malformaciones congénitas del tracto urogenital, como criptorquidia e hipospadia (posición anormal de la apertura de la uretra).

Diagnóstico

Al realizar un diagnóstico se debe conocer la historia clínica y por consiguiente hacer un examen físico en el menor. Además, el urólogo comenta que la ausencia de uno o dos testículos es visible desde el nacimiento e incluso, en algunos casos desde las ultrasonografías de la madre embarazada.

Para el diagnóstico “algunas pruebas de imagen pueden ser útiles; sin embargo, no reemplazan ni evitan una laparoscopia”, expresó el especialista. Entre esos exámenes está la ecografía, la resonancia magnética o TAC.

Además se puede utilizar la anamnesis como los antecedentes familiares, la exploración física y las determinaciones hormonales, cuando son casos de criptorquidia bilateral (faltan dos testículos) con pruebas como la de testosterona. Al tener los resultados, es importante dar un tratamiento de inmediato.

Sin embargo, el urólogo comenta que en los niños nacidos a término, muchas veces, el decenso se puede completar en los primeros seis meses de vida y en los niños prematuros, a las 12 meses.

“Al momento de dar el tratamiento, el objetivo es que los testículos no descendidos se coloquen en el lugar donde deben estar para disminuir el riesgo de infertilidad, torción y hasta cáncer testicular”, explicó Lazo. Además, añadió que en manos de un experto, el éxito de una cirugía es del 74 % para casos complicados y de un 92 % para casos menos complicados.

92%
De casos de bajo riesgo consiguen salir exitosos luego de la cirugía.

Lee también

Comentarios