Tratamiento quirúrgico de la migraña

La frecuencia de la crisis es muy variable, lo más usual es entre uno y cuatro episodios al mes que duran entre 4 y 72 horas, si no se realiza ningún tratamiento.
Enlace copiado
Enlace copiado
La migraña, también llamada hemicráneal, es una enfermedad que tiene como principal síntoma el dolor de cabeza, usualmente muy intenso e incapacitante para quien lo sufre.

Es una afección muy frecuente, que afecta entre el 25% y el 26% de la población general, siendo la incidencia más alta en las mujeres y el 3% en la población masculina. El 80% de los pacientes migrañosos presentan su primer ataque antes de los 20 años.

La enfermedad cursa con episodios de dolor agudo intercalados entre largos periodos libres de síntomas. La frecuencia de la crisis es muy variable, lo más usual es entre uno y cuatro episodios al mes que duran entre 4 y 72 horas, si no se realiza ningún tratamiento.

El dolor puede estar precedido de manifestaciones neurológicas variadas que se llaman aura y consisten en transtornos visuales o sensación de hormigueo en labio, lengua y la mitad de la cara.

El dolor suele ser de gran intensidad, afecta a la mitad derecha o izquierda de la cabeza, menos frecuente en ambos lados simultáneamente, se acompaña de sensibilidad a la luz, mareos, intolerancia a sonidos fuertes y olores fuertes (perfume, pintura, etc.), nauseas, vómitos y empeora claramente con la actividad física.

Por ello los pacientes suelen retirarse a una habitación oscura y en silencio para permanecen inactivos hasta que desaparecen los síntomas. Factores desencadenantes Un alto porcentaje de las personas que padecen migraña refieren numerosos factores ambientales o personales que han relacionado con el inicio de la crisis.

Algunos pacientes citan un número muy alto de posibles desencadenantes, otras nombran de dos tres factores y hasta un 20% no reconocen ninguno. Debe entenderse que todos estos factores desencadenantes actúan como facilitadores solamente en individuos predispuestos.

Entre los más usuales se encuentran los siguientes:
• Alimentación. Los periodos de ayuno o el consumo de ciertos alimentos pueden desencadenar crisis de migraña. Los alimentos más frecuentemente citados son el queso, la fruta cítrica, plátano y sandia, el chocolate, el café y las bebidas alcohólicas y gaseosas, sobre todo el vino tinto.
• Horas de sueño. Los cambios en el patrón de sueño y dormir más o menos horas de lo habitual son un factor que puede desencadenar la crisis de migraña.

Según las encuestas realizadas, el 35% de los pacientes reconocen esta circunstancia. Desde hace unos años la migraña solo se podía manejar con alivio de medicamentos pero desde julio de 2013 esto ha cambiado gracias a que se está efectuando cirugías para eliminar padecimientos de migraña.

Son un centenar de pacientes que a la fecha han sido operados de este padecimiento de los cuales noventa y seis han sido mujeres y cuatro hombres con resultado del solución del 100%, por lo cual hoy día pueden tolerar alimentos y bebida que antes provocaban crisis migrañosas.

Procedimiento Quirúrgico:
Previa evaluación médica, se realizan estudios de laboratorio y es una operación ambulatoria. Se efectúan dos incisiones de entre 2 a 3 cm de longitud en la nuca y la otra en el cuello para liberar los nervios comprimidos del lado afectado, utilizando anestesia local más sedación.

La recuperación total es de dos semanas para incorporarse al área laboral o al ejercicio. En el hogar pueden llevar una vida normal 24 horas después de operado, siempre y cuando siga las indicaciones que indique el galeno.

En el país se está realizando esta técnica quirúrgica, por un especialista en cirugía plástica quien ha descubierto este procedimiento que lo efectúa desde hace ya varios años.

Tags:

  • migrana
  • dolor
  • cabeza
  • intensidad
  • lengua

Lee también

Comentarios

Newsletter