Un entrenamiento alternativo Electro estimulación muscular

Una alternativa que combina el entrenamiento físico con electroestimulación muscular. Con sesiones de 20 minutos, promete activar intensa y simultáneamente los músculos.

Enlace copiado
Un entrenamiento alternativo Electro estimulación muscular

Un entrenamiento alternativo Electro estimulación muscular

Enlace copiado

La electroestimulación muscular utiliza corrientes de baja y media frecuencia para producir contracciones musculares controladas. Dependiendo del objetivo que se busque, puede ser estético, deportivo o terapéutico.

Este método de entrenamiento permite combinar rutinas físicas tradicionales con el sistema de electroestimulación muscular. La intensidad de los impulsos se regulan gradualmente, sin sensación de sobreesfuerzo; es decir, se ajustan de acuerdo con la capacidad de resistencia de la persona. Por ejemplo, se toman en cuenta parámetros como frecuencia, profundidad, intensidades, sensación, tiempos de relajación o contracción.

De acuerdo con Mirna Gámez, entrenadora profesional y gerente general de Mandala Wellness Center, la rutina es guiada en todo momento por personal certificado en el sistema. Asimismo, el chaleco y short está equipado con 18 electrodos que ejercen por separado el control sobre la flexión y extensión de los músculos, asegurando la disminución del estrés de cada músculo y la mejora del ejercicio.

A diferencia de los entrenamientos tradicionales, en este caso solo es posible ejercitarse con dos sesiones semanales de 20 minutos, dividido en 10 minutos de cardio y 10 minutos de fitness.

“En la electroestimulación muscular también se incluyen otros dos programas que pueden ser de celulitis, adelgazamiento y relax”, agregó.

Por su parte, César Ábrego, instructor de electrofitness, aseguró que los equipos de electroestimulación activan entre nueve y 10 grupos musculares, lo que permite trabajar con mayor precisión y profundidad, algo que el ejercicio tradicional no permite con facilidad. Sin embargo, los resultados dependerán de cada caso en específico, en el cual se valoran factores como la edad, el tipo de metabolismo y la condición física.

“La ventaja de la electroestimulación es que con una sesión de 20 minutos se está cortando el tiempo de entrenamiento. De hecho, con esto se logra el doble de un ejercicio de 40 a 50 minutos; todo depende de la intensidad”, explicó Ábrego.

El traje de electroestimulación es inalámbrico y tiene un alcance de aproximadamente 200 metros, lo que permite libertad de movimiento y flexibilidad en la práctica. Aunque las rutinas pueden variar, los movimientos más comunes consisten en correr, saltar, hacer sentadillas, abdominales, entre otros.

“Para practicar, la persona tiene que utilizar una camiseta y un short de algodón que previamente es rociado con agua, porque, una vez mojado, se permite la conducción de electricidad. Luego de eso procedemos a colocar el chaleco y el short con los electrodos”, detalló el especialista.

Pero ¿qué sucede si una persona no está acostumbrada a la actividad física? El profesional asegura que en este caso el instructor aplicará ejercicios con un grado de dificultad progresivo.

La electroestimulación muscular es una herramienta alternativa para ejercitar el sistema muscular en conjunto; sin embargo, no debe considerarse como la manera exclusiva de mantener un forma de vida saludable. Es necesario acompañarlo de una alimentación balanceada.

¿Es para todos?

La electroestimulación muscular no se sugiere en mujeres embarazadas y lactantes, personas con hernias inguinales y de la pared abdominal, problemas óseos o epilépticos, entre otros.

Lee también

Comentarios

Newsletter