Lo más visto

Más de Salud

Salud Embarazo

¿Un suplemento que evita abortos? Esto dice la ciencia

Los investigadores que lo han estudiado dicen que, además, puede prevenir los defectos de nacimiento.
Enlace copiado
¿Un suplemento que evita abortos? Esto dice la ciencia

¿Un suplemento que evita abortos? Esto dice la ciencia

Enlace copiado

El 20 % de los embarazos acaban en un aborto espontáneo, la mayoría antes de la semana 12.

Si la gestación sigue su curso normal, el temor a que el bebé tenga alguna enfermedad o un defecto físico suele acompañar a la madre hasta que comprueba con sus propios ojos que su hijo está completamente sano. Así pues, ¿quién no se deja seducir por la idea de poder evitar cualquier problema durante el embarazo con tan solo tomar un simple suplemento vitamínico?

De esta forma se explica el enorme interés que ha generado en todo el mundo el trabajo desarrollado en el Instituto de Investigación Cardiaca Victor Chang, en Australia, en torno al potencial de la vitamina B3 para prevenir abortos y defectos del nacimiento, unas expectativas que el propio centro ha alimentado al calificar el resultado como “uno de los mayores descubrimientos de Australia en la investigación del embarazo”, y ha avivado la profesora Sally Duwoodie al asegurar que “esto tiene el potencial de reducir significativamente el número de abortos y defectos de nacimiento en todo el mundo”.

La investigación comenzó en el año 2005, cuando el equipo australiano descubrió una mutación genética en los padres de un bebé que nació con graves defectos en el corazón, la columna vertebral y las costillas, y una alteración parecida también estaba en los familiares de otro niño con deformidades similares. Concretamente, según se informa se trataba de una anomalía que afecta a la síntesis de la molécula NAD, que es esencial para todas las células vivas y su déficit durante el embarazo puede afectar a la formación.

Pruebas

Hasta ahora solo se ha probado en ratas. “Esta deficiencia se puede curar potencialmente tomando una vitamina común”, explica Duwoodie, concretamente vitamina B3 (niacina), que se encuentra en carnes y vegetales verdes, entre otros alimentos. El profesor Robert Graham, director ejecutivo del Instituto, ha apuntado que “al igual que ahora usamos folato para prevenir la espina bífida, esta investigación sugiere que, probablemente, sea mejor para las mujeres comenzar a tomar vitamina B3 muy temprano, incluso antes de quedar embarazadas. Esto podría cambiar la forma en que se atiende a las mujeres gestantes en todo el mundo”.

Previendo el impacto de estas declaraciones, buena parte de la comunidad científica se ha apresurado a matizar el verdadero alcance de los resultados y su hipotético traslado a la práctica habitual, si bien todas las voces coinciden en reconocer la calidad y el rigor del trabajo del grupo australiano. Claire Roberts, investigadora de la Universidad de Adelaida (Australia), sostiene que de momento no hay que recomendar suplementos de vitamina B3 a las mujeres embarazadas y, además, tomarlos tampoco previene los abortos y todos los defectos de nacimiento. Para Eduard Baladia, director del Centro de Análisis de la Evidencia Científica de la Academia Española de Nutrición y Dietética, lo primero es repetir la investigación (por otros grupos) en animales para confirmar los resultados, y después repetirlos en humanos, porque “asumir que pasará lo mismo en mujeres, es mucho asumir”.

Investigación
Los resultados del estudio del Instituto Victor Chang se han calificado como ”uno de los mayores descubrimientos de Australia en la investigación del embarazo”.
 

Lee también

Comentarios