Vitíligo: tomar el sol con mucha precaución

Las manchas blancas que deja en la piel el vitíligo no son incompatibles con tomar el sol, pero debe hacerse con mucha precaución.
Enlace copiado
Vitíligo: tomar el sol con mucha precaución

Vitíligo: tomar el sol con mucha precaución

Enlace copiado
Para el vitíligo, la radiación ultravioleta del sol “realmente sí que puede tener efectos beneficiosos, porque puede ayudar a repigmentar, pero por otra parte la piel afectada no tiene protección porque no tiene melanina, con lo que está más expuesta a una quemadura”.

Así lo afirma Teresa Truchuelo, dermatóloga en el hospital Vithas Nuestra Señora de América y en Vithas Internacional, quien no duda en recomendar tomar el sol pero con precauciones: no más de 10/15 minutos y nunca a las horas centrales.

Se estima que cerca de un 2 % de la población sufre esta enfermedad que ocurre concretamente por la falta de una célula: el melanocito.

Las demás células que componen la piel no desaparecen, no se encuentran alteradas.

Hay numerosos estudios publicados sobre el impacto en la calidad de vida de las personas con vitíligo, hasta el punto, añade la experta, “de llegar a depresión e incluso suicidio”. Por eso hay que tener en cuenta el impacto negativo porque el paciente puede necesitar apoyo psicológico.

Los lugares donde las manchas blancas aparecen con mayor asiduidad son en las manos, los pies, las rodillas, los codos y el rostro. En casos más raros puede darse en los genitales, la espalda, el torso, las piernas y los brazos, incluso en el pelo.

Aunque es frecuente que debute en la infancia o adolescencia, puede aparecer a cualquier edad. Su progresión es impredecible y afecta casi por igual a hombres y mujeres, de cualquier raza, y no es contagiosa.

Vitíligo: el estrés es desencadenante

Las causas de la enfermedad son desconocidas. Está comprobado que existen distintos factores implicados, la causa, por tanto, es multifactorial. Existe el factor genético, pero hay desencadenantes como el estrés, un episodio de estrés actúa a través del sistema inmunológico y como el vitíligo es una enfermedad autoinmune, un disgusto o un periodo de estrés puede desencadenar un brote. La evolución depende de cada paciente, en algunos incluso se puede frenar, otros recuperan el color, pero los hay que no consiguen revertir la situación.
 

Tags:

  • vitiligo
  • dermatología
  • tomar el sol
  • quemaduras

Lee también

Comentarios

Newsletter