Lo más visto

Más de Sociedad

Sociedad LO MÁS LEÍDO

Así es la "pequeña" residencia real del príncipe Harry y Meghan Markle

Los duques de Sussex viven en Nottingham Cottage, la residencia más modesta del Palacio de Kensington con 125 metros cuadrados y dos dormitorios.

Enlace copiado
Los duques de Sussex viven en Nottingham Cottage, la residencia más modesta del Palacio de Kensington. Foto AP/Matt Dunham

Los duques de Sussex viven en Nottingham Cottage, la residencia más modesta del Palacio de Kensington. Foto AP/Matt Dunham

Enlace copiado

"Nott Cott", como llaman coloquialmente a Nottingham Cottage, la residencia más modesta del Palacio de Kensington, es el hogar en el que el príncipe Harry de Inglaterra y Meghan Markle, ya nombrados duques de Sussex, han iniciado su vida de casados.

Se trata de una casa de 125 metros cuadrados, con tan solo dos dormitorios (diecinueve dormitorios menos que el departamento vecino que hoy ocupa su hermano), un pequeño salón, cocina y dos baños. Fue construida hace más de tres siglos, como todo el palacio. Se ubica en el centro de Londres. (Foto: Instagram robertdnorris)

De hecho, Nottingham Cottage, que se ubica en el centro de Londres, se convirtió en una prueba de fuego para los dos hijos de la princesa Diana en sus matrimonios. Allí tuvieron su primera convivencia el príncipe William y Kate Middleton en el 2011, recién casados. Y ahora es el turno de Harry y Meghan, quienes se casaron el 19 de mayo en una impresionante ceremonia.

Entre los vecinos de los duques de Sussex están el príncipe Guillermo y su familia. Antigua residencia de la princesa Margarita y su marido, el conde de Snowdon, el departamento 1A se convirtió en la casa de Guillermo y Kate Middleton en el 2013. La construcción de cuatro pisos y 22 habitaciones tiene dos guarderías, tres cocinas y está decorada con una gran cantidad de fotos familiares. (Foto: "La Nación", Argentina / GDA)

Se trata de una casa de 125 metros cuadrados, con tan solo dos dormitorios (diecinueve dormitorios menos que el departamento vecino que hoy ocupa su hermano), un pequeño salón, cocina y dos baños. Fue construida hace más de tres siglos, como todo el palacio, y entre sus ocupantes históricos están Sir Miles Hunt-Davis, el secretario privado de Felipe de Edimburgo, y Jane Fellowes, hermana de la princesa Diana.

- Un palacio con historia -

En 1689, por recomendación de sus médicos, el rey Guillermo III abandonó el palacio de Whiteball (residencia oficial de los reyes ingleses desde 1530) para instituir su nuevo hogar lejos del smog de Londres que tanto perjudicaba su asma crónico.

(Imagen: "La Nación", Argentina / GDA)

En la búsqueda descubrió un viejo caserón de campo construido en 1605, con una llamativa fachada en ladrillo rojo, hasta entonces conocido como Nottingham House, por el que pagó 20 mil libras.

Para su remodelación convocó a Christopher Wren, uno de los más importantes arquitectos ingleses de la historia, también responsable de la construcción de la Catedral de Saint Paul, quien decidió mantener la estructura original para ganar tiempo, y agregó cuatro pabellones, cada uno de tres pisos, todos con altillo.

Desde entonces, Kensington Palace se convirtió en residencia oficial de la Familia Real. En 1760, cuando reyes y príncipes se "mudaron" al Palacio de Buckingham, Kensington se convirtió en residencia de aristócratas emparentados con la Casa Real.

Allí nació y vivió la reina Victoria, un ícono nacional, hasta su ascenso al trono. En 1981, tras su boda con el príncipes Carlos, Diana de Gales le devolvió el calor de hogar a Kensington. Allí, en el departamento 8, crió a sus hijos William y Harry. Y una de las tantas concesiones que logró en su divorcio de 1996, además de conservar el título de princesa, fue la posibilidad de mantener su residencia en el palacio.

La imagen más conocida de Kensington es la de su puerta principal, de rejas negras coronadas con landas doradas, frente al mar de flores que dejaron los admiradores de Diana en los días siguientes a su muerte, en 1997.

Nottingham Cottage está muy cerca del Jardín Blanco, una de las zonas más impresionantes del Palacio de Kensington, que fue precisamente construido en homenaje a la Princesa Diana de Gales. Fue ahí donde Harry y Meghan anunciaron su compromiso.

Harry conoce todos los rincones de Kensington. Y ahí ya comparte su vida con Meghan Markle, quien aterrizó en Palacio con su impronta estadounidense y su cachorro beagle llamado Guy.

(Imagen: "La Nación", Argentina / GDA)

Lee también

Comentarios