Ciberacoso escolar: aprenda a identificarlo

Hoy se celebra el Día del Internet y de las virtudes que esta herramienta nos ofrece, la fecha también es propicia para hablar del acoso que sufren niños y adolescentes en la web.
Enlace copiado
Ciberacoso escolar: aprenda a identificarlo

Ciberacoso escolar: aprenda a identificarlo

Ciberacoso escolar: aprenda a identificarlo

Ciberacoso escolar: aprenda a identificarlo

Enlace copiado
Los niños pueden llegar a ser crueles y mucho; a veces se dejan llevar por una broma sin medir las consecuencias y es cuando se genera el acoso escolar, en donde existe una víctima y un victimario. Pero con los avances de la tecnología se ha derivado en una nueva modalidad: ciberbullying o acoso escolar cibernético.

Según el sitio especializado en información sobre salud pediátrica Kidshealth.org, el acoso escolar cibernético consiste en utilizar la tecnología para amenazar, avergonzar, intimidar o criticar a otra persona. Este término hace referencia al hostigamiento producido entre niños y adolescentes; cuando se trata de adultos se denomina ciberacoso.

En la actualidad es usual ver a niños y adolescentes pasando horas frente a las pantallas de smartphones, tablets, laptops o computadoras. La destreza con que utilizan los dispositivos informáticos les permite contar con perfiles en redes sociales, enviar mensajes instantáneos, participar de chats grupales o enviar notas de voz. Esta interacción, muchas veces sin restricción, los vuelve más vulnerables al acoso.

De acuerdo con un encuesta realizada en 2006, en Estados Unidos, por la organización Fight Crime: Invest in Kids (Lucha contra el delito: invierta en los niños) uno de cada tres adolescentes y uno de cada seis preadolescentes había sido víctimas de ciberacoso escolar . La cifra puede ser mayor debido a los subregistros, ya que hay casos sin denunciar.

¿Cómo detectarlo?

Es probable que su hijo, aunque sea víctima, no decida comentarlo abiertamente, ya sea por vergüenza o porque no desea perder los privilegios de disponer de los dispositivos electrónicos y acceso a la red. Entre los signos más notorios de ciberacoso escolar se encuentran:

Mantiene su vida digital en secreto; se abstiene de reuniones grupales o no desear asistir a clases; tiene cambios de humor, de comportamiento, de hábitos de sueño o trastornos del apetito; presenta angustia emocional mientras se utiliza el Internet; evita actividades sociales; se aleja de las amistades; muestra una disminución del rendimiento escolar; y manifiesta ataques de rabia.

Rompa el ciclo de violencia

Si nota en su hijo alguna de estas características, es momento de tener una conversación franca y clara, sin tener que regañarlo.

Haga que se sienta en confianza, esto lo ayudará a no sentirse tan solo. Afírmele que lo que está sucediendo no es culpa suya y que habla mucho más del acosador que de la víctima.

Kidshealth.org recomienda adoptar las siguientes medidas para contrarrestar el ciberacoso escolar:

Busque información pertinente para informarse y brindarle apoyo a su hijo, también puede ayudarse de un psicólogo, siempre y cuando cuente con la aprobación de su hijo.

Conozca los hábitos de su hijo en consumo de redes sociales e Internet. Enfatice sobre qué tipo de contenido se puede compartir y los límites de la privacidad, además recalque que no es conveniente publicar información personal en la web, ni aunque se trate de sus amigos.

Asesórelo sobre la seguridad de contraseñas; establezca acuerdos sobre el uso del teléfono móvil y de las redes sociales que esté dispuesto a cumplir.

Ayude a su hijo a bloquear a la persona que lo están hostigando. La mayoría de redes sociales y los servicios de mensajería instantánea cuenta con esta opción; de igual forma, si se tratase de mensajes de texto algunos smartphones cuentan con la función de lista negra, si no la tiene considere cambiar el número telefónico de su hijo e indicarle que no se lo brinde a nadie que no sea de la familia.

Es ideal estar informado sobre los hábitos de consumo de su hijo en Internet: sitios que visita, aplicaciones que utiliza, con quienes se comunica, etc. Se convertirá en la arma más poderosa para usted, pues así logrará evitarle malos ratos, traumas y hasta un potencial suicidio. No menosprecie estos detalles y brindele a su hijo la calidad de vida que se merece.

Lee también

Comentarios

Newsletter