Lo más visto

¿Cómo China usó la tecnología contra covid-19?

Utilizando la red de video vigilancia y reconocimiento facial de millones de personas diariamente, se creó una aplicación móvil que genera un código QR a cada ciudadano.

Enlace copiado
¿Cómo China usó la tecnología contra covid-19?

¿Cómo China usó la tecnología contra covid-19?

Enlace copiado

Ante el brote de coronavirus, covid-19, y siendo una potencia mundial en tecnología, y particularmente en inteligencia artificial, China reunió todos sus recursos tecnológicos en su lucha contra la epidemia. China ha reabierto la ciudad de Wuhan y puede decir que el pico de contagios ha terminado (o por lo menos, disminuido considerablemente).

¿Cómo lo logró? China ha sido duramente criticada por su estricta vigilancia de sus ciudadanos a través de reconocimiento facial. Mientras muchas ciudades en Europa y Estados Unidos han prohibido su uso por parte de las autoridades, China profundiza y expande su red de video vigilancia con el manejo intensivo de inteligencia artificial. Dejando fuera de este artículo las implicaciones democráticas y éticas, esta práctica permitió la mitigación y lucha contra el virus de forma novedosa y efectiva. En alianza con Alibaba y Tencent desarrollaron un sistema de clasificación de salud por colores.

Utilizando la red de video vigilancia y reconocimiento facial de millones de personas diariamente, se creó una aplicación móvil que genera un código QR a cada ciudadano, implantándolo por primera vez en Hangzhou, con la colaboración de Alibaba. El sistema asigna tres colores a las personas, verde, amarillo o rojo. Esto en función de su historial médico y de las zonas en que esta persona ha transitado.

En el centro industrial de Shenzhen, Tencent creó un software similar. La decisión de si una persona debe ser puesta en cuarentena o permitida su libre circulación se basa en el color. Los ciudadanos deben iniciar sesión obligatoriamente en la aplicación utilizando alguno de los servicios de billetera de pago como Alipay de Alibaba o WeChat de Tencent. Solo aquellas personas a las que se les ha dado un código de color verde se les permite circular y utilizar el transporte público.

Todos están obligados a marcar cada vez que salen de su residencia y luego el sistema de video vigilancia comienza el rastreo en todo el trayecto. Acá es donde viene el uso de inteligencia artificial, a través del reconocimiento de la persona, se puede calcular su riesgo si ha circulado o entrado en contacto con personas de otro color y, por lo tanto, si debe cambiar su estatus para prevenir más contagios. Existen estaciones que requieren verificar el color del ciudadano en metros, oficinas, residenciales etc.

Hay puntos de control en la mayoría de los lugares públicos donde se verifica el código y la temperatura corporal de la persona. Más de 200 ciudades chinas están utilizando este sistema, y pronto se extenderá a todo el país.

Otro uso intensivo de la tecnología ha sido en robótica. Se han utilizado durante la epidemia para la preparación de alimentos en hospitales, como camareros en restaurantes, para rociar desinfectantes y dispensar alcohol para manos. Los robots han estado en primera línea para evitar la propagación del coronavirus. En muchos hospitales, los robots también realizan diagnósticos y realizan imágenes térmicas. Por otro lado, también han sido utilizados para mover muestras entre laboratorios.

También se han utilizado drones en algunas de las áreas más afectadas, utilizándolos para transportar equipos médicos y muestras de pacientes. Esto ahorra tiempo, mejora la velocidad de entrega y evita el riesgo de contaminación de las muestras. Los drones también vuelan con carteles de códigos QR que se pueden escanear para registrar información de salud. Otra aplicación ha sido los drones agrícolas, que rocían desinfectantes en el campo. Los drones, con reconocimiento facial, también se están utilizando para transmitir advertencias a los ciudadanos para que no salgan de sus hogares y hagan el "llamado de atención" por no usar mascarillas.

Finalmente, los vehículos autónomos también han demostrado ser de gran utilidad en la entrega de productos esenciales como medicamentos y alimentos. Apollo, que es la plataforma de vehículos autónomos de Baidu, se ha unido a la compañía de vehículos autónomos Neolix para entregar suministros y alimentos a un hospital en Beijing. Otros vehículos autónomos se han utilizado en la desinfección de calles.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines