Lo más visto

Cómo el big data logró que Rembrandt pintara de nuevo cuatro siglos después

Examinando pixel por pixel y escáneres 3D el trabajo del maestro holandés, un sistema inteligente pudo crear el retrato.
Enlace copiado
Enlace copiado
Rembrandt van Rijn terminó su última pintura en 1669, el año de su muerte. Por tanto, había mucho escepticismo en el mundo del arte cuando el banco ING, Microsoft y J. Walter Thompson invitaron a la exposición de una nueva obra de Rembrandt 347 años después de su fallecimiento.

En una fascinante mezcla de arte y tecnología, expertos enseñaron a una computadora a pintar como Rembrandt después de estudiar por meses toda la obra del gran maestro.

La pintura resultante, creada en abril de 2016, es un retrato completamente nuevo, no una réplica, y tiene todos los elementos, según los especialistas, para ser considerada un verdadero Rembrandt.

La obra ganó 16 Leones en el Festival Lions de Cannes el año pasado, incluyendo dos Grand Prix en las categorías Cyber y Datos Creativos y es catalogada como una unión controversial de tecnología y creatividad que incluso genera polémica acerca del futuro de la inteligencia artificial y el arte.

Los lienzos 3D

Todo surgió de una idea del director creativo de JWT Ámsterdam, Bas Korsten, cuando ING pidió a la agencia una propuesta innovadora que revitalizara el programa de apoyo que ese banco ofrece a la cultura y al arte en Holanda. Korsten se preguntó si un computador sería capaz de pintar como el gran maestro holandés si se le alimentaba con los detalles de toda su obra.

Para responder a esa pregun ta, la agencia reunió a un equipo de historiadores del arte, investigadores, ingenieros y especialistas en el manejo de los grandes almacenes de datos conocidos como bigd. Este grupo incluía ingenieros de Microsoft y expertos del Rembrandt House Museum.

La geometría de las pinturas, los patrones de composición, incluso el espesor de los trazos del pincel formaban parte de los datos que se suministraron al computador ­más precisamente se trataba de un supercomputador capaz de procesar todo ese aluvión de datos­.

Las pinturas se analizaron también por fragmentos. ¿Cómo es un ojo Rembrandt o una nariz Rembrandt? No se trataba de obtener un ojo promedio, sino de generar características nuevas, patrones nuevos, que encajaran en el estilo del pintor.

Pincel digital

Después de deci dirse por los retratos, se instruyó al programa para que generara el retrato de un hombre de entre 30 y 40 años, mirando hacia la derecha, ya que los datos obtenidos de los retratos masculinos eran de mayor calidad.

Muchas de las decisiones que tomaba el programa eran de orden estadístico y atribuibles a un aprendizaje de este partiendo de las imágenes analizadas, pero el verdadero reto estaba en la ejecución de la pintura.

Durante la recolección de da tos se hizo evidente que una pintura real no es de dos dimensiones, sino de tres ­las pinceladas tienen alturas o espesores diferentes­, por lo que los escaneos o digitalizaciones se hicieron en tres dimensiones, como si se realizara un levantamiento topográfico.

El cuadro final estuvo a cargo de una impresora 3D, con alrededor de 14 capas de pintura, 148 millones de píxeles colocados después de analizar casi 200.000 fragmentos de las 346 pinturas de Rembrandt. El resultado es muy cercano a una obra del artista, mucho más de lo que habían previsto los creadores del proyecto.

Tags:

  • tecnología
  • arte
  • rembrandt
  • microsoft

Lee también

Comentarios