El boom del smartphone en los países emergentes cambia la industria

En lugares como India, Indonesia o África se demandan sobre todo smartphones baratos.
Enlace copiado
El boom del smartphone en los países emergentes cambia la industria

El boom del smartphone en los países emergentes cambia la industria

El boom del smartphone en los países emergentes cambia la industria

El boom del smartphone en los países emergentes cambia la industria

Enlace copiado
Antes, los smartphones se vendían sobre todo en regiones ricas, como Estados Unidos, Europa o Japón, mientras que en grandes mercados como China o India seguían dominando los celulares más sencillos. Pero ahora, el cambio a los teléfonos inteligentes se está dando en todo el mundo y eso está generando un cambio en todo el sector.

En lugares como India, Indonesia o África se demandan sobre todo smartphones baratos. Y esto contribuye a fortalecer la posición de los fabricantes chinos, que ya ocupan las tres últimas plazas del Top-5 de los mayores proveedores, por detrás de Samsung y Apple.

El mercado de smartphones se prepara para un fuerte crecimiento. Según los cálculos del fabricante Ericsson, a finales de 2015 había 7,300 millones de conexiones móviles, entre ellas 3,400 a través de smartphones. Para 2021, la empresa sueca pronostica que habrá 6,400 millones de teléfonos inteligentes en el mercado.

Pero el auge en los países emergentes supone un gran reto para el sector. Los analistas advierten de que los smartphones baratos pueden suponer un aumento de la cuota de mercado pero no importantes ganancias. "Algunas marcas tienes mayores márgenes (de beneficio) con teléfonos sencillos que con sus smartphones", explica el analista Anshul Gupta, de la consultora tecnológica Gartner.

La empresa china Xiaomi es un ejemplo de cómo hacer las cosas en estas nuevas circunstancias. La pujante compañía es capaz de ofrecer smartphones muy bien equipados a precios baratos gracias a su política de reducción de costes de distribución. Sólo vende sus teléfonos por Internet y, en lugar de hacer publicidad clásica, apuesta por las redes sociales.

Según los cálculos de los analistas, con esa táctica Xiaomi ha conseguido llegar a la cúspide en ventas de smarthphones en China. La empresa, fundada en 2010, tiene una cuota de mercado del cinco por ciento a nivel global. Se sitúa así en el quinto puesto, por delante de marcas tan conocidas como Sony o LG. "Y seguro que no venden a costa de registrar pérdidas", apunta el analista Gupta.

Sin embargo, Xiaomi no lo está teniendo tan fácil a la hora de expandirse fuera de China. Esto se debe a que el segundo segmento de su modelo de negocio, la venta de servicios, sólo funciona por ahora en China.

El boom de los smartphones en los países emergentes también se basa en el dominio del sistema operativo de Google, Android, que mantiene una estable cuota de mercado del 80 por ciento. Y no parece que eso vaya a cambiar por el momento.

El resto del mercado lo copa casi por completo Apple con el sistema operativo de sus iPhones, el iOS. El director ejecutivo de Apple, Tim Cook, se niega por ahora a captar nuevas cuotas de mercado con smartphones baratos y prefiere esperar a qué haya más gente que pueda comprarse un iPhone. En China les han salido las cuentas, y puede que también funcione en otros países emergentes, apunta Gupta. "Pero Apple tendrá que tener mucha paciencia".

A los fabricantes les gustaría poder contar con un tercer gran sistema operativo, pero por el momento esa posibilidad no está a la vista. La cuota de mercado de Windows Phone, de Microsoft, cayó del tres al uno por ciento en 2015. Y el sistema operativo de Blackberry logró apenas un 0,2 por ciento del mercado, por lo que la empresa se plantea pasarse a Android. También abandonó el negocio el sistema operativo de Firefox.

Las plataformas alternativas se enfrentan a un círculo vicioso: los usuarios no las quieren porque no cuentan con una buena oferta de aplicaciones, mientras que los desarrolladores de Apps no diseñan programas para esos sistemas porque al tener tan pocos clientes no merece la pena.

Tags:

  • smartphone
  • tecnología

Lee también

Comentarios

Newsletter