Lo más visto

La guerra del Infotainment

Enlace copiado
La guerra del Infotainment

La guerra del Infotainment

Enlace copiado

Tradicionalmente el único componente electrónico en un tablero de carro había sido el radio o CD player. Con el tiempo se incorporaron mapas, Bluetooth y la habilidad de conectar diferentes fuentes de audio entre otros. A medida maduró la tecnología los consumidores demandaron no solo entretenimiento sino la habilidad de informarse y de ahí el término Infotainment o infoentretenimiento.

Las únicas opciones para el manejo del sistema de "Infotainment" eran los sistemas que cada fabricante de autos utilizaba. Hace 4 años Apple y Google lanzaron sus versiones de sistemas operativos para el auto, Carplay y Android Auto respectivamente. El método que ambas compañías escogieron fue extender la funcionalidad del celular hacia el automóvil proyectando seleccionadas aplicaciones del celular. Esto para facilitar la actualización y manejo de futuras versiones sin depender de actualizaciones del concesionario de autos. Se puede interactuar con los sistemas a través de la pantalla táctil o por comandos de voz.

Al inicio Apple anunció que Mercedes Benz y Volvo eran los primeros fabricantes que adoptarían la plataforma, y Google anunció que era parte de la OAA o Alianza abierta Automotriz por sus siglas en inglés. Los fundadores de esta alianza eran Audi, GM, Honda y Hyundai. Al principio parecía que diferentes fabricantes optarían por soportar una sola plataforma, pero eso fue cambiando ya que era evidente que no sería práctico y crearía más insatisfacción que beneficios. Hoy día la mayoría de los fabricantes ofrecen ambas opciones, sin embargo, a 4 años no existe un claro ganador y la penetración de los gigantes Apple y Google es limitada.

¿Qué ha pasado?

Parte del problema ha sido la lentitud de los fabricantes en adoptar las plataformas del todo o en su limitada oferta de modelos con esta funcionalidad. Incorrectamente, al inicio lo ofrecían solo para vehículos de gama alta, pero estaba claro que eso no tenía sentido. Paradójicamente cada fabricante tampoco detuvo el desarrollo de sus propios sistemas nativos y siguen ofreciendo funcionalidades que compiten y en ocasiones confunden al usuario. La razón de esto es que los fabricantes saben que el sistema operativo del auto será el futuro pues la tendencia es a que los autos sean autónomos y consecuentemente el software será lo más importante. Evidentemente no están listos para ceder el control a Apple y Google de sus consolas centrales.

Por otro lado, en todo este tiempo han ingresado al mercado dos disruptores. Tesla, el fabricante de autos eléctricos de lujo, rediseñó por completo el tablero del automóvil, eliminando botones y controles físicos y utilizando pantallas de 17 pulgadas. Los otros fabricantes han visto esto con recelo y ya se comienzan a ver imitaciones de este concepto, principalmente Mercedes Benz y RAM. El otro disruptor es Amazon con sus servicios de Alexa no siendo un jugador dominante en sistemas operativos ha incursionado solo con sus servicios de Alexa y ya Toyota y Lexus anunció que algunos de sus modelos 2018 tendrán este servicio. Amazon anunció Echo Auto como piloto a venderse a finales del año.

El panorama por lo tanto ya no está claro para Apple y Google, ninguno tiene seguro el dominio del auto. Los vehículos autónomos son una realidad, y en ellos el infotainment será clave. Esto es parte de la razón por la que ambas compañías han estado trabajando en proyectos de tecnología de vehículos autónomos durante años. Un área clave de los vehículos autónomos es su conectividad directa y con la próxima tecnología de 5G Carplay y Android Auto necesariamente tendrán que cambiar estrategia y reconvertirse para tener una mejor integración al sistema nativo de los fabricantes. El auto será el verdadero dispositivo móvil.

Lee también

Comentarios