Lo más visto

La tecnología transforma el aire en un lienzo sin límites

Con el programa Tilt Brush y un casco de realidad virtual, el artista José Bacarreza realizó un dibujo en tres dimensiones y efectos especiales.
Enlace copiado
Enlace copiado
Sobre sus ojos tiene un casco de realidad virtual HTC Vive, y en cada esquina de la habitación, sensores reconocen los movimientos de su mano. En una de ellas lleva su brocha virtual y en la otra, la paleta con una gama infinita de colores y efectos especiales. Los cables que dibujó, por ejemplo, tienen luces titilantes, las que no tuvo que pintar una por una.

Bacarreza es la primera persona en Chile en crear una obra artística con Tilt Brush, un software ideado por Google y que funciona en conjunto con el casco de realidad virtual HTC Vive.

Los costos de pintar con esta tecnología no son pocos. La aplicación se puede comprar en la plataforma Steam por $14.500, pero el hardware necesario es bastante más caro.

El caso HTC Vive, que aún no llega a Chile, se vende en EE.UU. por US$ 1.089. "Además, adquirimos un notebook para gamers con un procesador de punta y una buena tarjeta gráfica. En total, gastamos más de 3 millones de pesos", cuenta Pablo Aljaro, de la Agencia Play, a cargo de la producción de la obra.

Mientras Bacarreza pinta moviendo todo su cuerpo, en la pantalla se ve cómo su creación "Miller Submarine" se llena de detalles. La obra, que demoró 40 horas en terminar, recrea a un submarino en el fondo del mar, con distintos peces y un naufragio. "Las primeras cuatro horas me dediqué a probar las 30 brochas con que cuenta el equipo y dibujé un muestrario de unos 500 metros. A cada una se le puede cambiar el tono y grosor de la pincelada, por lo que las posibilidades son infinitas", dice.


Ahora está terminando los últimos detalles para que los asistentes al evento Art Santiago 2016 -que comienza el sábado- puedan disfrutar de esta obra tridimensional y de realidad virtual. Los interesados se pondrán el casco virtual y podrán no solo ver la obra, sino también interactuar con ella. Manipulando los controles podrán salir del submarino y caminar a su alrededor, además de observar el entorno marino.

Tilt Brush es solo un ejemplo del cruce entre arte y tecnología. El estudio alemán Büro Achter April se ha especializado en el área. La muestra "Der Zweite Blick" mezcla dibujos en un formato tradicional, pero que se animan y emiten efectos sonoros cuando se les apunta con la cámara de una tableta. También crearon un muro táctil que el público puede manipular para que cientos de círculos negros vayan formando nuevas y atractivas formas, según la creatividad del visitante.

La semana pasada se inauguró en Tokio la muestra interactiva e inmersiva DMM.Planets. "Puedes perderte en un universo vasto y sin fin de luz, flotar vertiginosamente en el espacio de la enorme cúpula, e incluso entrar en una obra basada en el agua que se extiende hasta el infinito", dice Toshiyuki Inoko, líder de TeamLab, gestora de la muestra.

Para ello usan Leds, pantallas de fibra óptica, efectos sonoros. La interactividad viene de la mano de una aplicación que los visitantes tienen en su celular y con la que pueden modificar la intensidad y los colores de la obra.

Tags:

  • tilt brush
  • tecnología
  • arte
  • pintura
  • realidad virtual

Lee también

Comentarios