Sistemas de luces a control remoto, alertas del tráfico y de amenazas ambientales en smartphones y otras utilidades más: Esto es el Internet de las Cosas

El Internet de las Cosas o Internet of the Things (IOT) es una tecnología que avanza a pasos agigantados y que ha comenzado a introducirse poco a poco en El Salvador, por lo que surge la necesidad de comprender sus puntos más básicos, sus utilidades y los desafíos que aún enfrenta para perfeccionarse y validarse en la sociedad.

Enlace copiado
Sistemas de luces a control remoto, alertas del tráfico y de amenazas ambientales en smartphones y otras utilidades más: Esto es el Internet de las Cosas

Sistemas de luces a control remoto, alertas del tráfico y de amenazas ambientales en smartphones y otras utilidades más: Esto es el Internet de las Cosas

Enlace copiado

¿Te imaginas si al llegar a tu casa después de un largo día de trabajo pudieras encender las luces, activar el televisor, servirte un buen café y ajustar la temperatura ambiente con tan solo el uso de tu Smartphone o tu tablet? Pues, aunque suene a fantasía, la tecnología del Internet de las Cosas o “Internet of the Things” (IOT, en inglés) se ha comenzado a posicionar como la llave para abrirnos a nuevas posibilidades no solo en la vida cotidiana, sino también para usos empresariales y sociales.

Este pasado 9 de abril se celebró el Día Internacional del IOT, un festejo que también tuvo espacio en El Salvador con una serie de charlas y conversatorios en la Universidad Don Bosco y la Universidad Tecnológica de El Salvador (UTEC). Sin embargo, esto no es una completa novedad en el país ya que, desde hace varios años, expertos en informática de El Salvador vienen trabajando para comprender la naturaleza y las utilidades de esta tecnología.

Pero, ¿qué es el IOT y cómo es posible su funcionamiento?

“Definir el IOT es prácticamente imposible porque aún está en etapa de formación. Pero ya se tienen ideas claras de para qué funciona y de las posibilidades que brinda”, señala Carlos Bran, ingeniero del Instituto de Investigación e Innovación Electrónica de la Universidad Don Bosco y uno de los primeros expertos en tecnología en comenzar a estudiar el IOT en El Salvador.

“El IOT se trata de proveer conectividad a aparatos de la vida diaria en distintas aplicaciones, ya sea para el hogar, la industria o la investigación"

Mario Gómez, fundador de Hackerspace San Salvador, lo exponer de una forma simple, señalando que “el IOT se trata de proveer conectividad a aparatos de la vida diaria en distintas aplicaciones, ya sea para el hogar, la industria o la investigación, con el objetivo de recopilar datos y ofrecer servicios para mejorar calidad de vida, para temas de transportes, para temas logísticos”.

Sobre su funcionamiento, Gómez señaló que “hay soluciones a base de cajas con un concentrador, que es como un router, pero el aparato sirve para conectar cosas o para controlar aparatos ya establecidos como luces, electrodomésticos o puertas”, las cuales permiten conectar los aparatos no conectables a Internet.

“El IOT puede funcionar a base de Wifi, pero depende de la tecnología y la aplicación que se le quiera dar”. “Usualmente es una red de sensores o actuadores que se conectan a un concentrador que es el que permite la comunicación entre los objetos, como un traductor para pasar el lenguaje de las cosas hacia una nube y a partir de ahí hacia los dispositivos relacionados entre sí”, añadió.

Además, Gómez dejó en claro que el IOT “no solo es que podás encender las luces de tu casa con el celular. Se trata de que hayan herramientas para facilitar el tráfico, aplicaciones para monitorear la salud, mecanismos de prevención de riesgos naturales como los que, acá en El Salvador, el Ministerio del Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) ya está utilizando”, explica.

La vida cotidiana más fácil: premisa general del IOT.

Facilidad de procesos, la llave de la evolución tecnológica

Justamente el MARN, en El Salvador, es la institución que, según Gómez, ha dado un paso adelante en este tema y ha demostrado sus muchas ventajas. “En el Observatorio Ambiental, todas las estaciones telemétricas se conectan a Internet, se procesa la información y se emiten los reportes climáticos. Los sensores están repartidos en todo el país y son los que nutren a todos los mapas y pronósticos relacionados al clima en el país. La gente ni si quiera sabe que eso es IOT”, explicó.

“El IOT basa su funcionamiento en tomar el lenguaje primitivo de una horno o de una lámpara y traducirlo digitalmente para que toda una red de hornos y lámparas puedan comunicarse entre sí"

“La ventaja viene cuando uno utiliza la información de los sensores para mejorar procesos. En la industria azucarare utilizan sensores con cámaras para comprobar la calidad del producto, logrando que sea más automatizado y rápido, dejándole a las personas trabajos más conscientes o de poder de decisión. Con la capacidad de controlar cosas remotamente, tenemos la capacidad de acelerar procesos y tomar mejores decisiones”, agregó.

Similar opinión solventó Bran al dejar en claro que el IOT funciona como un “traductor de objetos tontos que los vuelve inteligentes”. “El IOT basa su funcionamiento en tomar el lenguaje primitivo de una horno o de una lámpara y traducirlo digitalmente para que toda una red de hornos y lámparas puedan comunicarse entre sí y generar un proceso mecánico, concentrando la fuerza operativa de una persona en otro tipo de funciones más lógicas y analíticas”, comentó.

La digitalización de la vida es lo que dio origen al IOT.

Seguridad digital, el gran problema del IOT

Sin embargo, ambos expertos coinciden en un punto: todavía hay cierto grado de inseguridad en este tema del IOT. “Si tenés tu luz conectada a internet tiene que haber una garantía de que nadie se va a meter al sistema y a estarte encendiendo las luces todas las noches. El tema de la seguridad siempre es la desventaja en todo este tema”, remarcó Gómez.

“La empresa que da seguridad al sistema de funcionamiento de una red de IOT tiene que tener su propio monitoreo de seguridad porque qué te garantiza que no se usen los datos para algo más”

“Se necesita que la empresa que ofrezca estos servicios tengan salvaguardas en sus sistemas que advierten posibles injerencias o interferencias que dañen el funcionamiento correcto”, agregó. Por su parte, Bran señaló que “la empresa que da seguridad al sistema de funcionamiento de una red de IOT tiene que tener su propio monitoreo de seguridad porque qué te garantiza que no se usen los datos para algo más”.

“Por ahora todo suena bien, pero hay que recordar que vamos avanzando en este tema y que, en tecnología, nunca puede decir que algo está totalmente definido, ya que todo va cambiando y evolucionando cada cierto tiempo y así sucederá con el IOT”, agregó Gómez.

El tema de la seguridad es uno de los grandes desafíos del IOT.

¿Y si me quedó sin Internet, aún funciona?

Curiosamente, el IOT ha permitido que la tecnología dé un paso al frente al desarrollar la “Fog Computing” o “Computación de Niebla”, una estructura de red informativa que viene a ser una alternativa a la conocida como “Nube de Información”.

"La niebla es la forma en cómo el IOT obligó a los expertos a generar un sistema más confiable para acciones de emergencia”

“La niebla es como una nube pero más cercana al usuario. La computación de la niebla tiene que ver con un hecho más sencillo: como si las lámparas de tu casa están programadas para encender al oscurecer, pero un día te quedas sin internet. Es ahí donde entra la niebla, que va a permitir que la comunicación entre las luces y la casa no pase por una nube ni necesite de internet, sino que lo utiliza como una red local que se intercomunica entre sí”, explicó Gómez.

Por su parte, Bran la definió como “una red por debajo de otra red”. “La niebla es para procesos ágiles. Hay que recordar que todo el Internet tiene un tráfico de información que puede ralentizarse por momentos. La niebla es la forma en cómo el IOT obligó a los expertos a generar un sistema más confiable para acciones de emergencia”, comentó.

Diagrama básico que explica en qué consiste el Fog Computing o Computación de la Niebla.

Una visión a futuro

Actualmente, según los datos de CISCO Network, solo un 1% de todos los objetos funcionales en el mundo están conectados a internet vía IOT. Esto contrasta mucho con el 34% de personas a nivel mundial que disponen de alguna conexión a la red. Ante esto, la Internet Society deja en claro que el gran reto del IOT es “enlazar a todos en una misma red, teniendo que superar el problema de conexión equitativa que hay en la sociedad”.

“Esto es un camino nuevo. Las posibilidades se van produciendo y poco a poco vamos descubriendo cómo beneficiarnos de esta tecnología y cómo enfrentar las posibles amenazas que surjan con ella. Es todo un camino que hay que recorrer”, destacó Gómez.

Carlos Bran, ingeniero de la Universidad Don Bosco y uno de los exponentes del IOT en El Salvador.

Tags:

  • El Salvador
  • Noticias
  • Internet de las Cosas
  • DDI
  • DDI 2018
  • Día de Internet
  • Día de Internet 2018
  • Tecnología
  • Internet of the Things
  • Internet of Everything
  • Internet

Lee también

Comentarios

Newsletter