Lo más visto

Asegura el éxito en tu entrevista de trabajo en línea

Visita el perfil de LinkedIn de tu entrevistador, para comprender su experiencia y quizá encontrar cosas en común. Asegúrate de que tu perfil de LinkedIn esté actualizado y de pedirles a tus exsupervisores que publiquen una recomendación en caso de que tu entrevistador también visite tu perfil.

Enlace copiado
Asegura el éxito en tu entrevista de trabajo en línea

Asegura el éxito en tu entrevista de trabajo en línea

Enlace copiado

La entrevista de trabajo en persona desapareció cuando las oficinas se vaciaron en la primavera de este año debido a la pandemia del coronavirus. Lo bueno es que ya no es necesario viajar en avión a las oficinas centrales de la empresa y quedarse en un hotel solo para pasar todo un día en reuniones con un traje incómodo y luego regresar a casa. Lo malo es que el típico caos técnico y la ausencia de señales de lenguaje corporal pueden hacer que el proceso en línea se sienta tenso.  

Para pasar de ser un candidato virtual a un miembro del equipo, repasa las técnicas clásicas de las entrevistas y adáptalas al nuevo mundo de las entrevistas por internet.  

Investiga a la empresa y a tu entrevistador

Las reglas básicas de las entrevistas siguen vigentes, así que empieza por averiguar más sobre la empresa. Explora su sitio web, noticias relacionadas con ella y reseñas de empleados como las que aparecen en Glassdoor o Indeed. Define la razón por la que quieres trabajar ahí porque seguramente te la preguntarán. 

Para investigar a empresas que se cotizan en bolsa, Amelia Ransom, directora jefa de compromiso y diversidad en Avalara, una empresa desarrolladora de software de cumplimiento fiscal, sugiere revisar sus formularios 10-K en línea, que resumen su desempeño anual, y prestar atención a los retos clave que enfrenta la empresa en la sección de “Factores de riesgo”.  

“Conecta la idea de que contratarte puede ayudarles a resolver sus desafíos”, afirmó. 

Visita el perfil de LinkedIn de tu entrevistador, para comprender su experiencia y quizá encontrar cosas en común. Asegúrate de que tu perfil de LinkedIn esté actualizado y de pedirles a tus exsupervisores que publiquen una recomendación en caso de que tu entrevistador también visite tu perfil.

Prepara la escena

Para las entrevistas por video, revisa que tu iluminación, el ángulo de la cámara y el fondo te ayuden a crear una imagen refinada. Las mejores opciones para la iluminación son la luz del sol que entra por la ventana frente a ti, una lámpara que rebote la luz sobre un muro que la refleje suavemente, luces montadas en la pantalla de la computadora o un anillo luminoso económico. El sitio Wirecutter de The New York Times tiene un video con más detalles.

Coloca la cámara de tu computadora al nivel de tu vista o un poco encima e inclinada hacia bajo (puede ser útil ponerla sobre una pequeña torre de libros). Viste una camisa que se vea profesional y te haga sentir bien. 

Los fondos para llamadas virtuales pueden ser complicados, así que lo mejor es encontrar un espacio despejado y limpio, sin nada que distraiga al entrevistador. Cierra la puerta en caso de que alguien pase caminando. 

“Aprovecha al máximo lo que tengas a la mano”, dijo Ransom, “pero no te preocupes de más por eso”.  

Los reclutadores comprenden las limitaciones de las entrevistas desde casa.

“No te angusties” si tu hijo llega en busca de un bocadillo o si el perro entra corriendo, comentó. El entrevistador está sentado en casa “lidiando con las mismas cosas”. 

Revisa bien la tecnología

Las dificultades técnicas son comprensibles, pero haz todo lo posible por evitarlas, dijo Eliot Kaplan, exvicepresidente de adquisición de talento en Hearst Magazines, quien ahora es asesor profesional. Empieza por verificar que tu wifi sea lo más potente y confiable posible. Eso tal vez implique montar tu videollamada en la parte de tu casa que recibe la señal más clara y pedirles a tus compañeros de casa que no se conecten a la red durante tu entrevista o incluso pagar por un mejor servicio de wifi durante unos meses mientras buscas trabajo.

Asegúrate de que tu computadora portátil tenga la batería totalmente cargada. Mantén tu celular cerca de ti (en modo de “no molestar”) con el número telefónico de tu entrevistador a la mano en caso de que necesites un método de comunicación de respaldo. Cierra otras aplicaciones en tu computadora de modo que no te distraigan las ventanas emergentes. Revisa bien lo que se verá a cuadro porque los programas de software de video ajustan de distintas maneras la vista de la cámara web.  

Práctica tus respuestas y tu presencia

Piensa con antelación en las preguntas más comunes y cómo las responderás (sin que suene demasiado ensayado). Están de moda las preguntas enfocadas en el comportamiento: pedir ejemplos de tu experiencia, como momentos en los que superaste un obstáculo, lideraste un equipo o resolviste un problema con creatividad. Es importante responder de manera concisa y escuchar con atención, sobre todo en una entrevista telefónica porque no puedes ver las reacciones del entrevistador y otras señales visuales, comentó Karen Amatangelo-Block, ejecutiva de adquisición de talento en una empresa hotelera global y asesora privada.  

“Sin duda perderás su atención luego de cinco o siete minutos”, afirmó. 

También practica tu postura, recomendó Amatangelo-Block, porque es importante comunicar que estás interesado en la conversación virtual y que te entusiasma la oportunidad. Un consejo que ella aprendió de los conductores de noticiarios es “sentarse al borde del asiento”, pues te ayuda a mantener la espalda recta. Haz tus hombros hacia atrás para transmitir seguridad, sugirió.  

Incluso las entrevistas telefónicas deberían realizarse así. 

“Si no piensas en tu presencia, es más probable que empieces a encorvarte, pierdas la concentración y divagues al hablar”, explicó Amatangelo-Block.

Haz una videollamada con un amigo para revisar el fondo, tu postura y practicar algunas preguntas. 

Deja ver tu valor

Piensa en tres aspectos de tu persona que puedas aportar al puesto y que no estén en tu currículo y comunícalos, dijo Ransom. “Tal vez estás solicitando un puesto de ingeniero, pero también eres un excelente orador público”. Como entrevistadora, Ransom comentó que quiere conocer al candidato más allá de su currículo y comprender “sus motivaciones y estilo de comunicación, su personalidad. ¿Cómo enriquecerán la cultura de la empresa?”. 

Las cualidades que las empresas suelen buscar —adaptabilidad, flexibilidad, demostrar que eres emprendedor e independiente— son más importantes que nunca en un mundo de trabajo desde casa en el que el jefe no está presente para ver qué estás haciendo, comentó Kaplan. Una manera de demostrar esas cualidades en la entrevista es hablar sobre lo que has hecho durante la pandemia.

“Si has aprovechado el tiempo adicional en casa para aprender una nueva habilidad o encargarte de más tareas en el trabajo para ayudar a tu equipo, díselo al reclutador”, recomendó.

Si volviste a aprender geometría de nivel bachillerato para ayudar a tu hijo a aprobar su clase de matemáticas, eso también es impresionante. 

¿Preguntas para el entrevistador?

Los entrevistadores suelen concluir con la pregunta: “¿Tienes alguna pregunta para mí?”. Deja que se note tu curiosidad y pregúntale algo que te ayude a decidir si el puesto será bueno para ti, dijo Ransom.

“Si preguntas algo como ‘Dime cómo llegaste adonde estás’, suena como una pregunta trillada” y no te ayudará a tomar una decisión”, comentó. 

Después de colgar

Siempre envíale a tu entrevistador un correo electrónico de agradecimiento y sé lo más específico posible, puedes mencionar un tema que comentaron o algo que te haya inspirado. Si no tienes la información de contacto del entrevistador, envíale el correo a tu reclutador y pídele que se lo haga llegar. 

Cada experiencia te prepara para la siguiente

Emily Chang, egresada reciente de la Universidad Duke, tuvo entrevistas con diez empresas por teléfono o video antes de aceptar una oferta de trabajo hace poco como investigadora en Rubius Therapeutics, una empresa de biotecnología de terapia celular en Cambridge, Massachusetts. Dijo que estaba nerviosa cuando empezó a hacer entrevistas y después de cada una pensaba “en algo que podía haber hecho mejor y lo tenía en mente para la próxima”. 

Chang dijo que se conectaba al enlace web de la entrevista diez o quince minutos antes para asegurarse de que funcionara bien y para tener tiempo de poner sus ideas en orden, esto le ayudaba a no sentirse apresurada. También colocaba un vaso de agua fuera de la vista de la cámara, así como pedazos de papel que podía mirar discretamente con notas que había preparado, como las habilidades que tenía y coincidían con los requisitos del empleo. Tras ser interrumpida algunas veces, Chang empezó a avisarles a las otras personas en su hogar cuando iba a hacer una entrevista para que guardaran silencio. 

En particular, “tuve que pedirle a mi papá que dejara de tocar el piano”, relató.

Unas cuantas técnicas clásicas y algunos consejos enfocados en la era del trabajo desde casa pueden ayudarte a conseguir tu próximo empleo. (Joohee Yoon/The New York Times)

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines