Lo más visto

Carta editorial

Lejos de ser solo tráfico, las marchas educan, porque en un país tan negado a abrir las puertas hacia una educación libre e inclusiva, queda eso: gritar en la calle para que lo escuchen tantas como se pueda.
Enlace copiado
Foto de portada Manifestación.  El 7 y 8 de marzo, organizaciones feministas realizaron dos marchas en San Salvador para conmemorar el Día de la Mujer.

Foto de portada Manifestación. El 7 y 8 de marzo, organizaciones feministas realizaron dos marchas en San Salvador para conmemorar el Día de la Mujer.

Enlace copiado

En el texto que abre esta edición hay una medida de tiempo que duele. Es la que va desde Katya Miranda hasta Carla Ayala. Duele porque si preguntamos qué ha cambiado entre estos dos crímenes  y cómo el sistema absorbe los delitos contra las mujeres, la respuesta es que muy poco o casi nada. Y entre estos dos casos hay, además, un innegable involucramiento de miembros de la corporación policial que lejos de ser un aliciente para que los casos, por cercanía, se resuelvan con más celeridad que la media, el efecto es todo lo contrario. El peso de los azules los hunde mucho más rápido en el pantano de la impunidad.

 

Lee también

Comentarios