Las labores de rescate prosiguen sin descanso tras terremoto

Enlace copiado
Enlace copiado
Residentes de Jojutla,estado de Morelos, rescatan algunas de sus pertenencias de su vivienda colapsada.
FOTO LPG/AP 
Afectados en Jojutla improvisan un alberge en las afueras de viviendas desplomadas.
FOTO LPG/AP
Voluntarios toman un descanso luego de una intensa jornada de búsqueda de niños en el colegio Enrique Rebsamen.
FOTO LPG/AP 
Un sobreviviente es auxiliado tras ser rescatados de los escombros en la zona de la colonia Condesa en Ciudad de México.
FOTO LPG/AP 
Voluntarios y efectivos militaresintentan rescatar a personas soterradas en escombros en la Unidad Habitacional Tlalpan de Ciudad de México.
FOTO LPG/AP
Rescatistas de la Cruz Roja recorren Jojutla  en busca de víctimas.
FOTO  LPG/AP 
Residentes de Jojutla caminan entre los escombros de las casas derribadas por el terremoto.
FOTO LPG/AP
Escombros yacen en todo Jojutla que ha sido devastado casi en su totalidad por el terremoto,
FOTO LPG/AP
Vista general de la iglesia de Santiago Apóstol en la población de Atzala, en el estado de Puebla (México) donde 11 personas murieron cuando se oficiaba un bautizo en el momento del sismo .
FOTO LPG/EFE
 Brigadistas y voluntarios exhaustos continúan con las labores de rescate en los edificios colapsados ayer durante un sismo de magnitud 7,1.
FOTO  LPG/EFE
El número de muertos en el terremoto que sacudió este martes el centro de México aumentó a 230 según el último informe preliminar.
 FOTO LPG/EFE
Vista general de los daños en la iglesia de Santiago Apóstol en la población de Atzala, en el estado de Puebla .
FOTO LPG/EFE
 Brigadistas y voluntarios trabajan en el rescate de un sobreviviente de entre los escombros de los edificios colapsados en Ciudad de México. 
FOTO LPG/EFE
En muchos edificios derrumbados continúan las tareas de rescate y se desconoce todavía la cifra de desaparecidos. FOTO LPG/EFE
Intensas labores de rescate por voluntarios y personal de busqueda es llevada en edificios en la Ciudad de México.
FOTO LPG/EFE

Las labores de rescate continúan sin descanso para encontrar gente con vida bajo los escombros de las decenas de edificios derrumbados por el fuerte terremoto del martes en México, en una tragedia que ha causado ya 230 muertos.
La nación despertó de luto nacional -se han decretado tres días- pero con un fuerte ánimo para buscar supervivientes, enterrar a los fallecidos y comenzar pronto las tareas de reconstrucción tras sufrir un golpe inesperado el mismo día que se conmemoraban 32 años del catastrófico terremoto de 1985.
Miles de efectivos y voluntarios se afanan para rescatar a las personas sepultadas por los derrumbes de los edificios que cayeron por la fuerte sacudida del terremoto de 7,1 en la escala de Richter con epicentro en Morelos, a 120 kilómetros de la Ciudad de México.
En la capital del país, con al menos 94 muertos y 1.800 heridos de diversa consideración, hay 39 edificios destruidos y se desconoce realmente el número de personas vivas o muertas, reconoció el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter