Monumento en Merliot se convierte en blanco de “una buena dosis de humor negro”

Las dos manos levantadas que salen desde el suelo, en la calle que conecta con el bulevar Monseñor Óscar Arnulfo Romero, han sido complementadas  con otra que les apunta de frente con un arma de fuego.

Enlace copiado
Foto LPG/Mercedes Arias

Foto LPG/Mercedes Arias

Enlace copiado

El monumento a la Transparencia ubicado en Ciudad Merliot, en La Libertad, ha sido utilizado por el colectivo MÓRULA para representar su "primer acto" de su serie "anti-monumentos" y ha sido denominado "Disparo a lo intangible".

Las dos manos levantadas que salen desde el suelo, en la calle que conecta con el bulevar Monseñor Óscar Arnulfo Romero, han sido complementadas  con otra que les apunta de frente con un arma de fuego.

Esta última, agregada por el colectivo MÓRULA viste de saco negro y camisa manga larga. "Este primer acto, nace desde la ironía del auto-festejo de los círculos de poder", publicó en Facebook Juan Carlos Recinos Guzmán, uno de los impulsores del proyecto, junto a una fotografía.

La mano que apunta con el arma mide cuatro metros de alto y ha sido elaborada con alambre y papel.

La publicación de Recinos ha sido bien recibida por otros usuarios de la red, que han escrito cosas como "Interesante y fresco comentario social, felicidades!".

Por su parte, otro usuario identificado como Ronald Morán, escribió: "Una buena dosis de humor negro, y así muchos de estos "monumentos" fácilmente parodiados por el alto nivel de incongruencia que expelen. Creo que por respeto a la inteligencia y a la cultura, se tendría que analizar muy bien los "encargos" que se asignan de alguna manera para hacer monumentos públicos".

A eso, agregó que "no es casualidad que la sociedad salvadoreña reaccione de esta manera" pues "desde hace tiempos superó el mal gusto y el silencio de tragarse todo".

 

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter