Panchimalco es cuna del cultivo de Árboles de Navidad naturales

Los tamaños van del metro y medio hasta los tres metros o un poco más. Es un trabajo de 36 meses para ver un árbol plantado que puede lucirse en la sala de una casa. 
 

Enlace copiado
Es un trabajo de 36 meses para ver un árbol plantado que puede lucirse en la sala de una casa. Foto LPG/J. Carbajal.

Es un trabajo de 36 meses para ver un árbol plantado que puede lucirse en la sala de una casa. Foto LPG/J. Carbajal.

Enlace copiado

Desde hace 30 años, la Finca San Antonio, ubicada en la calle antigua a Panchimalco, cultiva árboles naturales de Navidad. Los más conocidos en El Salvador son los artificiales que vienen de otros países y que comenzaron a llegar desde Estados Unidos en la década de los 80 y 90.

Los árboles naturales de Navidad requieren de un cuidado especial y de tres años para verlos crecer hasta los tres metros. Eso hace la Finca San Antonio en donde María Trigueros fue la pionera; ahora su sobrino José Trigueros es quien maneja el negocio desde hace diez años, cuando María no pudo seguirlo liderando.

El cultivo fue creciendo poco a poco y en la propiedad hoy se producen entre 600 y 800 árboles todos los años. Foto LPG/J. Carbajal.

"Ella tenía muchos amigos, algunos extranjeros que buscaban árboles naturales en El Salvador, para usarlos en Navidad, y es así que ella comenzó a importar la semilla para cultivarla en viveros, hacerlos crecer y luego cultivarlos", dijo José, sobre la pionera María Trigueros.

El cultivo fue creciendo poco a poco y en la propiedad hoy se producen entre 600 y 800 árboles todos los años. En el lugar donde se va cortando uno, se siembra otro, luego de un proceso de limpieza y preparación de esa tierra para plantar otro árbol de la variedad de ciprés canadiense.

Según José, el ciprés canadiense es el que mejor se cultiva en El Salvador, por el tipo de clima, pero tiene que ser en partes altas y de clima fresco, como es el caso del lugar en la que se encuentra la Finca San Antonio.

Según José, el ciprés canadiense es el que mejor se cultiva en El Salvador, por el tipo de clima, pero tiene que ser en partes altas y de clima fresco, como es el caso del lugar en la que se encuentra la Finca San Antonio.

Los precios de los árboles naturales de Navidad van desde los $75 dólares hasta los $150, y en tamaño van del metro y medio hasta los tres metros o un poco más. Es un trabajo de 36 meses para ver un árbol plantado que puede lucirse en la sala de una casa, en una terraza o en el lugar que las personas lo deseen. 

Los clientes comienzan a reservar los árboles desde el mes de octubre y los llegan a retirar en los primeros días de diciembre, para colocarlos donde deseen. "Hay personas que han venido por años. Venían con sus padres y hoy traen a su hijos, ya son adultos, o abuelos, que traían a sus hijos y hoy vienen con sus nietos", agregó José. En el lugar también se cultiva una variedad de plantas y flores. 

Los precios de los árboles naturales de Navidad van desde los $75 dólares hasta los $150, y en tamaño van del metro y medio hasta los tres metros o un poco más. Foto LPG/J. Carbajal.

La Finca San Luis trabaja con Floristeria Camelot y por medio de sus redes sociales, números de teléfono o Whatsapp, los clientes pueden pedir información, reservar o comprar. Según José, los pedidos salen a las 7:00 de la mañana desde la finca hasta los hogares de las personas que los han adquirido, pero también está la opción de llegar a traerlos a la plantación. Los cipreses son envueltos en una malla especial y de esa forma se trasladan a los lugares, ya sean hogares, negocios o empresas.

El árbol debe colocarse en agua y a pesar de estar cortado sigue absorbiendo agua por un mes o más. Pero también está la opción del árbol en maceta. Ese se cultiva en ese recipiente y es vendido a los tres años, pero luego de ese tiempo comienza a romper la maceta y debe plantarse en otro lugar, en un jardín o en un terreno al aire libre.

 El tamaño que alcanza un ciprés canadiense es de 10 metros. El año pasado, por la pandemia del covid-19, la venta de árboles naturales de Navidad decayó en un 50 por ciento ya que las personas no querían salir de sus hogares, pero siempre hubo quienes llegaron a comprar su árbol.

El árbol debe colocarse en agua y a pesar de estar cortado sigue absorbiendo agua por un mes o más. Foto LPG/J. Carbajal.

Francisco Ramírez, de 40 años, es una de las personas que cuidan los cipreses canadienses. Los riega, limpia, coloca abono orgánico y les coloca hojas de vara de bambú para mantener el tronco de los árboles con humedad. Cuando hace mucho calor en el territorio salvadoreño, a los árboles se les coloca agua cada tres días, pero se mantienen en observación ya que no pueden perder la humedad. En la parte baja del terreno donde están las dos plantaciones de árboles, hay cultivo de vara de bambú y es de ahí de donde la recogen y luego la colocan en los troncos de los arbolitos. 

Estar entre los cipreses de la Finca San Antonio da la impresión de estar en otra latitud, en otro país, en medio de la naturaleza y de un tipo de plantación que no es común en nuestro país, ya que en algunas zonas de Chalatenango, Ahuachapán, Morazán, Santiago de María y en otras parte altas, es más común ver el pino maderero, alguno cultivado para la explotación del mismo.
 

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 106 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

  • árboles
  • árbol de Navidad
  • Navidad
  • Panchimalco

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines