Tesla, las deudas son su pan de cada día

En el tercer trimestre del año, se han ensamblado 222 unidades únicamente cuando el objetivo tenía que haber sido 5.000.
Enlace copiado
Tesla pierde dinero de manera acelerada.

Tesla pierde dinero de manera acelerada.

Enlace copiado

La presentación de Tesla la semana pasada, en la que su presidente Elon Musk mostró sus dos próximos proyectos en el sector del automóvil -la segunda generación del deportivo convertible con el que inició su gama y un camión de gran tonelaje- adquiere cada día más el carácter de una huida hacia delante. 

Sobre todo después del informe de Bloomberg que indica que desde hace 12 meses está gastando 8.000 dólares (7.272 euros) cada minuto.

De seguir así, la compañía se habría quedado sin liquidez el próximo mes de agosto.

El problema reside en las necesidades financieras que Tesla está necesitando para poner en marcha la producción de su Model 3. Debe colocar a la marca en unos niveles mínimos de producción para que deje de ser un fabricante anecdótico y que le permita conseguir beneficios por primera vez en los 14 años de su historia.

Poder adaptar la vieja fábrica de General Motors y Toyota en Fremont (California), próxima a Palo Alto, uno de los lugares emblemáticos para las startups tecnológicas pero igualmente uno de los lugares con los costes más altos, está imponiendo inversiones de 1.000 millones de dólares. 

Así las cosas, cada vez parece menos posible que la llegada del Model 3 vaya a suponer un vuelco en el balance anual de la compañía aunque, después de haber anunciado a bombo y platillo un precio de 35.000 dólares, las primeras unidades entregadas se han tarifado a 44.000 dólares, justificando los 9.000 dólares extra con el ir equipadas de baterías más grandes y de mayor autonomía.

Pero el gran problema es que la producción no despega. En el tercer trimestre del año se han ensamblado 222 unidades únicamente cuando el objetivo tenía que haber sido 5.000; y ya se ha aplazado oficialmente el alcanzar las 5.000 unidades por semana a marzo de 2018. Evidentemente, la cifra de autos entregados en 2017 será inferior al 10% de los 100.000 que se habían prometido. Por tanto, los más de 400.000 fanáticos de la marca que hicieron cola para depositar 1.000 dólares a cuenta por el coche, deberán seguir esperando.

Con el Model 3, a partir de 2018 las ventas de la marca deberían elevarse a unas 400.000 unidades, un mínimo de 250.000 del Model 3 y el resto, de los más grandes Model S y Model X. No parece que esto vaya a ser alcanzable debido a los problemas de producción de la marca y a la caída de la demanda de los modelos de mayor tamaño.

Ante esta situación, según los analistas de Bloomberg, Elon Musk necesita encontrar rápidamente 2.000 millones más si quiere sobrevivir. Algo que le obligaría a ir a una ampliación de capital que en estos momentos parece difícil de poder cubrir. Además, la competencia (Volvo-Polestar) acecha.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter