Loading...
Tendencias Lo más leído

Tragedia de 1995 en fotos: La caída del vuelo 901 de Aviateca

El 9 de agosto de 1995, un vuelo de Aviateca procedente de Miami chocó contra el volcán Chinchontepec, en San Vicente, cobrando la vida de 65 personas de diferentes nacionalidades. La catástrofe estuvo rodeada de eventos controversiales  e inesperados. 

 

Enlace copiado
Tragedia de 1995 en fotos: La caída del vuelo 901 de Aviateca

Tragedia de 1995 en fotos: La caída del vuelo 901 de Aviateca

Enlace copiado

La noche del 9 de agosto de 1995, los habitantes de los alrededores del Chinchontepec escucharon un estruendo, que hizo pensar a algunos en una posible erupción. Sin embargo, se trataba de una histórica tragedia aérea del vuelo GUG901 de Aviateca, aerolínea guatemalteca que pertenecía a la empresa Transportes Aéreos del Continente Americano S.A. conocida como Taca, que venía de Miami en dirección al Aeropuerto Internacional de El Salvador. Hasta la fecha, se le atribuye la culpabilidad a una cadena de errores y eventos que sucedieron ese día. Veintiséis años después, recordamos algunas imágenes, audios y videos que reconstruyen los aspectos cuestionables de la tragedia en la que 65 personas perdieron la vida .

Portada. Los medios de comunicación publicaron la información de la tragedia. Foto/Archivo LPG

Víctimas del accidente

Perdieron la vida 65 personas en total. Se trató de 58 pasajeros y 7 tripulantes, ninguno de ellos con ciudadanía salvadoreña. Los pasajeros fallecidos eran guatemaltecos, mexicanos, estadounidenses, daneses, noruegos, brasileños, costarricenses, alemanes, suizos, españoles, coreanos y nicaragüenses.

Rescate. Los habitantes del área cercana se sumaron a la busqueda de las víctimas. Foto/ Archivo LPG
Búsqueda. Las autoridades intentaron encontrar sobrevivientes durante la noche del 9 de agosto de 1995. Foto/ Archivo LPG
Cadáveres. Los cuerpos de las víctimas se encontraron uno a uno por los comandos de salvamento. Foto/Archivo LPG

La ruta original

El vuelo del Boeing 737-200 salió de Miami, hizo escala en Guatemala en donde sufrió un retraso de aproximadamente dos horas, y tenía como destino el Aeropuerto Internacional de El Salvador.  Originalmente, su aterrizaje estaba programado a las 6:20 p.m. Después, ese avión iría a Managua (Nicaragua) y, finalmente, a San José (Costa Rica). El camino usual para los aviones que vienen de Guatemala es virar al sur al llegar a San José Villanueva (La Libertad) y hacer un arco hacia el Aeropuerto Internacional de El Salvador.

El avión. El vuelo que salió de Miami y tenía como último destino la ciudad de San José, Costa Rica. Foto/ Archivo LPG
Ruta. La distancia que el avión debía recorrer en caso de emergencia. Foto/Archivo LPG

La trayectoria y la tragedia

Según la investigación de las autoridades salvadoreñas, esa noche llovía intensamente. Eso motivó a que la nave solicitara desviarse, asumiendo el piloto la responsabilidad del volante.  El piloto cambió su ruta al menos en cuatro ocasiones, sin dar información detallada al controlador. El punto de quiebre llegó cuando la torre de control, sin saber la ubicación exacta de la nave, ordenó bajar al avión a 5,000 pies. El volcán de San Vicente tiene una altitud de unos 7,158 pies sobre el nivel del mar. Este acontecimiento desembocó en una mortal colisión cuando el avión impactó de frente al volcán.

El culpable o los culpables

En primera instancia, la investigación demostró fallas en la comunicación entre los pilotos y la torre de control en El Salvador. El piloto era el guatemalteco Axel Byron Miranda Herrera, quien contaba con experiencia desde 1989 como primero al mando. A pesar de ello, los pilotos desconocían el peligro de la zona.

Piloto. El guatemalteco Axel Miranda era el primero al mando el día del desastre. Foto/Archivo LPG

En realidad, perdieron la noción de dónde estaban volando. En la torre de control en Comalapa, a cargo del salvadoreño José Alberto Chávez, tampoco comprendían el peligro en el que estaba la nave, ya que no tenía claridad en la ubicación y carecían de radar aéreo en aquel entonces. Por ese motivo, las aerolíneas culpaban al piloto, y las autoridades, a su vez, culpaban a la torre de control.  En 2003, el Tribunal de Sentencia de San Vicente estableció que los controladores salvadoreños no tuvieron responsabilidad en el accidente y archivaron el caso.

Desastre. El avión colisionó directamente con el volcán en San Vicente. Foto/ Archivo LPG

La caja negra de grabación

La caja negra, en donde se encuentran las grabaciones de la tripulación, nunca fue encontrada. Aviateca ofreció una recompensa de $571.42 (Cinco mil colones salvadoreños) a quien la entregara. Sin embargo, esto nunca sucedió. Aviateca (Guatemala) y Taca (El Salvador) enfrentaron las demandas de al menos 21 familias de las víctimas. Ambas empresas llegaron a acuerdos fuera de los tribunales con una compensación económica para los familiares de las víctimas que jamás se hizo pública.

La caja. El famoso dispositivo que contiene las grabaciones de la tripulación nunca fue encontrado. Foto/Archivo LPG

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 106 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines