Lo más visto

Turismo Te puede interesar

Ataco, pueblo encantado

Si te gusta salir a “puebliar” Ataco te espera con sus pintorescos murales, la quietud de sus calles empedradas, el clima fresco y sus tradicionales platillos.

Enlace copiado
Ataco, pueblo encantado

Ataco, pueblo encantado

Enlace copiado

Ataco es un pueblo que pertenece a la Ruta de Las Flores, fundado por precolombinos Nahuas en la montaña de Apaneca y a 106 kilómetros de San Salvador, sigue encantando a propios y foráneos por la tranquilidad de su entorno y su clima templado. Si eres amante de sitios alejados del bullicio este es tu destino ideal.

En el casco urbano puedes aprecian sus calles empedradas y los pintorescos murales que le han aportado su identidad singular. Su visita la puedes planificar como parte de la Ruta de las Flores o llegar directamente. Este pueblo en invierno suele ser cubierto de neblina, lo que le impregna un carácter mágico. Su temperatura promedio durante el año oscila en los 20° grados centígrados, bajando algunos grados en época de invierno.

Quietud. Ataco está ubicado a 106 kilómetros de la capital y es apreciado por la tranquilidad de su entorno y lo pintoresco de sus casas. Foto: Archivo La Prensa Gráfica.

En el recorrido por el lugar son comunes las ventas de artesanías, cafés y restaurantes. La noche revela un ambiente familiar y alegre, el parque se llena de familias propias y foráneas que disfrutan de la tranquilidad del lugar y el fresco ambiente.

Si llegas en busca de comida casera tradicional, o platillos típicos, puedes visitar cualquiera de sus comedores. Si quieres algo más refinado también lo encuentras en sus diversos restaurantes a la carta, o cafés. Sin importar el sitio que visites puedes disfrutar de excelentes sabores con menús locales o internacionales, según prefieras. En ambos entornos valoran el contacto con la naturaleza, haciendo de tu visita un recuerdo imperecedero.

Único. Ataco reúne diversidad de opciones para disfrutar. Turismo urbano, comida, cafés y visitar a museos y fincas es parte de las opciones que ofrece. Foto: Archivo La Prensa Gráfica.

Si quieres alargar tu estadía en este destino auténtico puedes hospedarte en alguno de sus hoteles y planificar así la visita a algún beneficio de café cercano donde observarás el proceso del café hasta llegar a la taza en temporada de cosecha, alguna cabalgata o paseo en cuadrimoto, en alguno de sus bosques cercanos.

Si prefieres disfrutar de la quietud del lugar puedes visitar los telares de palanca, escondidos tras sus pintorescas casas se encuentran auténticos talleres donde se crean hermosos textiles.  Manteles con diseños únicos, mantas, caminos de mesa, colchas, sobrefundas y todo lo relacionado se puede adquirir a buen precio. También se  puede visitar el museo donde descubrirás la historia precolombina local y adquirir arte local. Los talleres de ebanistería son otra opción donde puedes observar a laboriosas manos dar vida a delicadas figuras religiosas, así como enseres para el hogar.

La iglesia de Ataco sigue siendo punto de interés, erigida en honor a la Inmaculada Concepción de María, puede reunir a 500 feligreses bajo su techo, fue construida a inicios de este siglo. Ataco es un destino para disfrutar sin prisas. En cada rincón del pueblo hay un toque especial que hace de la comida, un café y los paseos por sus tranquilas calles dejen en la memoria recuerdos de momentos únicos.

Opciones. Tras sus pintorescas casas se pueden visitar los telares, talleres de ebanistería y otros atractivos. Foto: Archivo La Prensa Gráfica.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines