Lo más visto

Más de Turismo

Chepe Ruiz, el viajero

Luego de recorrer 10 países en un año tres meses, el cicloviajero salvadoreño José Ruiz, originario de Garita Palmera, Ahuachapán, continúa pedaleando rumbo a su sueño: Ushuaia, Argentina, a lo que él llama "el viaje de su vida".

Enlace copiado
Fábrica de experiencias.  Así llama Chepe Ruiz a la bicicleta, ya que esta le ha permitido conocer lugares, personas y acumular una gran cantidad de experiencias en este viaje que comenzó como un sueño.

Fábrica de experiencias. Así llama Chepe Ruiz a la bicicleta, ya que esta le ha permitido conocer lugares, personas y acumular una gran cantidad de experiencias en este viaje que comenzó como un sueño.

Enlace copiado

Partió de Garita Palmera, Ahuachapán, el 18 de enero de 2018 con solo $40, unas bolsas con ropa amarradas a su bicicleta y una llama en el corazón que lo guiaba hacia la aventura.

"Hoy en día estoy en Uyuni, Bolivia, en la casa de ciclistas Pingui, cerca de un salar majestuoso. Creo que si en mi vida hubiera planificado hacer este viaje en avión o como turista talvez nunca lo hubiera hecho. Pero por el hecho de haber llegado hasta acá en bicicleta este viaje tiene más valor para mí", asegura.

Cuando se le pregunta qué es lo que más disfruta de viajar en bicicleta nos dice: "Es la autonomía que tú tienes. Decides dónde te detienes y por dónde vas, te deja también una tranquilidad ecológica que estás contribuyendo con el medioambiente y te mueves gratis... Yo siempre he pensado que la bici es una fábrica de experiencias", comenta.

Luego de recorrer más de 7,500 kilómetros en dos ruedas este viaje le ha dejado muchas experiencias. "Una lección valiosa que me ha dado viajar en bicicleta es que uno puede hacer las cosas cuando quiere y la bicicleta te ayuda a entender que sí se puede. Que sí te puedes mover de un lado a otro, que sí se puede sobrevivir... La bicicleta te da la confianza de que todo te va a salir bien y de un lugar te mueves con ella para otro. Y creo que es eso, el valor y la fuerza que te da a ti mismo".

Aunque, asegura que viajar en bicicleta es lindo, pero también tiene sus complicaciones. "Lo que sí no me gusta es meterme a la ciudad con la bicicleta, hay mucho riesgo. En Guayaquil, por ejemplo, un taxista me pegó en la alforjas, pero por suerte no pasó a más. Pero en un pueblo, en la playa o la montaña es lo mejor. Viajar en bicicleta tiene sus cosas buenas y otras negativas".

Aunque sabe dónde va a terminar su viaje aún no sabe cuándo será que esta experiencia concluirá. "Luego de que llegue a Ushuaia ahí termino mi viaje y yo vuelo a Argentina y luego a Centroamérica. Los jóvenes de mi pueblo, de Garita Palmera... me han escrito que los últimos 100 kilómetros de regreso a casa los quieren hacer conmigo. Ahí terminaría mi viaje", afirma.

Luego de cientos de experiencias este aventurero asegura: "No hay que arrepentirse de hacer un viaje como este, no importa si no tienes la mejor bicicleta, si no tienes dinero o viajas solo. Vale la pena moverse, porque cuando te mueves es como que el universo se mueve contigo y está viéndote y dice ‘este chico o esta alma está haciendo algo fantástico y lo vamos a empujar, lo vamos a ayudar’, y me he dado cuenta de eso, que vale la pena existir, que vale la pena vivir y vale la pena hacer algo extraordinario en la vida", concluye con una sonrisa.

Tags:

  • KMCero503
  • Aurelio Golscher

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines