Lo más visto

Más de Turismo

Emigrantes

Los problemas sociales y económicos afectan a muchas personas en países de la región, en el recorrido coincidimos en la carretera con los integrantes de la segunda caravana de migrantes que partió de Honduras hacia EUA.

Enlace copiado
Migrantes.  Jóvenes, adultos mayores, hombres, mujeres y niños, comienzan su caminata hacia el norte. Ellos dejan todo atrás: sus familias, sus pertenencias, su vida... su país.

Migrantes. Jóvenes, adultos mayores, hombres, mujeres y niños, comienzan su caminata hacia el norte. Ellos dejan todo atrás: sus familias, sus pertenencias, su vida... su país.

Enlace copiado

En este tour cruzamos dos fronteras: la primera, la frontera El Salvador-Honduras en El Poy; y, la segunda, la de Honduras-Guatemala, convirtiéndonos en migrantes.

Pero antes recorrimos el trayecto de La Palma hasta nueva Ocotepeque, Honduras, el cual tiene una distancia de 17 kilómetros, este trayecto fue tranquilo, ya que todo es en descenso. Nuestra idea era pasar el día en esa ciudad y conocerla, pero el destino nos tenía preparada una sorpresa.

Paso ágil. El cruce fronterizo de El Salvador hacia Honduras es rápido y sin complicaciones.

La ciudad de Ocotepeque es pequeña pero con mucha actividad comercial, este día existía un movimiento inusual de personas ya que decenas de hondureños comenzaban a reunirse en el parque central de la localidad. Con mochilas y maletas se iban incorporando a la segunda caravana migrante que partiría el siguiente día desde ahí hacia EUA. La sola experiencia de coincidir en el mismo lugar y tener el mismo sentimiento de viajar por la carretera en condiciones similares nos provocó una empatía especial con sus historias.

Ciudad pintoresca. Al frente la parroquia San José en Ocotepeque, atrás la piedra Cayahuanca.

Desde Ocotepeque hasta la frontera de México-Estados Unidos, ubicada en Tijuana, existen unos 2,800 kilómetros de carretera. Este recorrido en automóvil se hace en 31 horas, en bicicleta en unos 46 días y caminando se podrían tardar hasta 60 días. Es un camino largo, lleno de peligros. La gran pregunta es ¿qué esperan encontrar allá? "Sabemos que el camino no es fácil y es peligroso. Lo que esperamos encontrar allá es trabajo, una mejor vida", asegura Jorge Fuentes.

Empatía. Al recorrer en bicicleta las carreteras se adquiere una sensibilidad especial sobre la vida. Esto nos hizo empatizar con las historias de los migrantes hondureños que encontramos en Ocotepeque.

Tags:

  • Aurelio Golscher
  • KmCero503

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines