Lo más visto

Más de Turismo

Los campos de Nueva Concepción

Un lugar cuya tierra es consagrada a la producción agrícola, viajé hasta allá, hacia el norte, para encontrarlos. El río Lempa los bendice ayudando a producir el alimento que llega a nuestra mesa.

Enlace copiado
Vida entre la naturaleza Su actividad económica es la agricultura y la ganadería, principalmente.

Vida entre la naturaleza Su actividad económica es la agricultura y la ganadería, principalmente.

Enlace copiado

Dejando la carretera Troncal del Norte se encuentra Nueva Concepción, en Chalatenango, uno de los municipios que ha logrado mayor provecho a su cercanía con el Lempa.

Comencé desde su mirador, ese que se levanta desde la longitudinal y mira al pueblo, aquí los cerritos y lomas cortan el horizonte.

El verde es su bandera, el color natural, el color del trabajo fruto del esfuerzo del hombre y la tierra. Esta es su vida, la producción agrícola y en sus terrenos todos la paleta de colores se despliega.

Distrito de Riego Atiocoyo Norte

Pero aquel verde es cortado abruptamente, por una línea, desde lo alto un ser vivo serpentea por sus campos, siguiendo su camino eterno.

Se trata del Distrito de Riego Atiocoyo Norte del río Lempa, aquel que fue venerado por los indios Chortis, primeros habitantes de esta tierra que no se cansa de producir.

La vida brota de sus aguas, turbias como cada invierno, pero dadoras del recurso importante para cualquier productor.

Me encontraba en el distrito de riego, obra de arte del ingenio y la necesidad, arterias del Lempa son llevadas según se necesite hasta casi cada parcela permitiendo que el verde no se marchite ni en el peor momento.

Vida entre la naturaleza. Su actividad económica es la agricultura y la ganadería, principalmente.

Lo más cercano al edén que pude imaginar lo vi acá, en esta tierra donde se combinan los colores más tiernos con los azules más intensos del cielo.

Desde arriba, ningún verde es el mismo, la arquitectura agrícola da formas a las cientos de parcelas que abarcan todo lo que alcanza la vista.

Aquí pude saborear las guayabas más grandes y dulces que he probado, pescar la tilapia que a la acción de la leña se convertiría en almuerzo.

Lo vi todo desde una tierra que vive para la agricultura y de donde provienen gran parte de los alimentos que se distribuyen en todo el país, lo vi todo desde la Nueva Concepción de Chalatenango.

Tags:

Lee también

Comentarios