Lo más visto

Perdido en el Deininger

Es fácil tomar la ruta equivocada en las 732 hectáreas de espesa vegetación de este parque nacional. 
Enlace copiado
Perdido en el Deininger

Perdido en el Deininger

Enlace copiado

En nuestra ruta “Cuando calienta el sol” planificamos acampar y explorar el Parque Nacional Walter Thilo Deininger, ubicado en el puerto de La Libertad, cerca de la playa San Diego. 

Con una extensión de 1,047 manzanas de terreno, esta reserva forestal está llena de vegetación tropical propia de la zona costera de nuestro país. El lugar es una de las pocas áreas protegidas de El Salvador que se convierten en santuario para muchas especies animales y vegetales; de aquí su importancia y valor para nuestro país. En el parque se puede experimentar tres diferentes tipos de bosque: de galería, seco caducifolio y secundario.

Como parte de nuestra aventura, decidimos recorrer en bicicleta los 3.26 km que desde la entrada principal conducen hasta la frontera norte del parque, donde este se une con la civilización y el punto en el cual se reportó en el 2015 el origen de los incendios que afectaron los sectores de “El Coyolar”, “Chanseñora” y “Río Amayo”, perjudicando unas 400 manzanas de vegetación. Nunca se encontró a los culpables. 

¡Perdidos!
Aunque las sendas están bien delimitadas y señalizadas, es muy fácil perderse en este bosque, donde el calor húmedo de la costa hace que la deshidratación sea algo que se debe tomar muy en serio. ¡Se suda hasta por el pelo! 

Luego de unos 35 minutos buscando la ruta, salimos a unos 2 km de la entrada principal. El parque Deininger es un lugar hermoso, digno de ser cuidado y protegido, aunque la sobrepoblación de nuestro país hace que la frontera entre la naturaleza y la civilización sea tan delgada que está siendo destruida por nuestras propias manos.

 

¿Quién fue Walter Thilo Deininger? 
Fue un empresario y filántropo alemán que en 1939 obtuvo la nacionalidad salvadoreña y renunció a la alemana. Entre sus obras altruistas se aseguró de dejar una amplia reserva forestal en la zona de San Diego; para tal efecto donó una gran extensión al Gobierno de El Salvador, la cual actualmente ocupa el parque que lleva su nombre. Además, donó la construcción de la Basílica de Guadalupe, la Casa de San Vicente de Paúl y la Casa de la Misericordia, en Soyapango.

¿Quieres conocer el Deininger? 
Para acampar en este hermoso parque debes solicitar un permiso al departamento de Parques Recreativos del Instituto Salvadoreño de Turismo. Para mayor información puedes llamar al 2260-9249.

Santuario de la naturaleza 
El parque es hogar para 25 especies de mamíferos, 27 especies de reptiles y 115 especies de aves, plantas medicinales y árboles en peligro de extinción. Una de las pocas reservas forestales del país. 
 

Lee también

Comentarios